12. Iluminando con 2 flashes

Aunque usando un solo flash se pueden iluminar correctamente multitud de situaciones, no cabe duda de que el uso de un segundo flash aporta ventajas muy interesantes… al mismo tiempo que algún inconveniente.

En contra

Antes de hablar de las bondades de usar más de un flash, vaya por delante que también añade algunas desventajas. La más obvia es la necesidad de hacer el gasto de adquirir la segunda unidad, sin olvidar sus accesorios imprescindibles: un cable, un brazo de iluminación y quizás una extensión de nuestra base para acomodar este brazo (seguramente con un mango) o baterías recargables adicionales. Otras cosas menos evidentes, pero que conviene tener en cuenta son:

• Tu equipo gana peso y volumen. En tierra no es importante, excepto cuando nos llevamos el equipo de viaje, que ahí sí duele cada kilo, pero en el agua lo sufriremos siempre. No es un gran problema si tenemos la precaución de equilibrar nuestro equipo al añadir el flash y el brazo extras, de modo que su flotabilidad sea lo más neutra posible.

• El espacio que ocupa nuestro equipo mientras trabajamos es mayor. Desde luego que no es algo que afecte cuando estamos fotografiando en el azul, pero sí es una dificultad añadida cuando estamos cerca del fondo y nuestro equipo tropieza con rocas, corales, esponjas o cualquier otro obstáculo. Cuanto más debamos acercarnos a un sujeto y de mayor longitud sean nuestros brazos de iluminación, más dificultades tendremos en este aspecto. También un equipo más voluminoso implica una mayor resistencia hidrodinámica al desplazamiento en el agua, algo que se notará especialmente cuando haya corriente.

• Es más difícil técnicamente utilizar dos flashes que uno solo: si con un flash cometemos un determinado porcentaje de errores de posicionamiento o de exposición, es lógico pensar que al usar dos flashes nuestro porcentaje de errores subirá.

Es inevitable que nuestro equipo ocupe más espacio al montar un segundo flash, dificultando nuestros movimientos cerca del fondo

Hubiera sido casi imposible iluminar homogéneamente con un solo flash a esta sepia fotografiada con un angular a pocos centímetros del frontal

Una cosa que podía ser un quebradero de cabeza en los antiguos equipos con conexiones de flash eléctrica y hoy en día no lo es: conectar 2 o más flashes por medio de fibra óptica es sencillo y económico

A favor

No te asustes por los argumentos en contra que he enumerado. Los puntos a favor son de suficiente peso como para que valga la pena el uso de un segundo flash ¿Qué ventajas aportan dos unidades?

• Ya comentamos al hablar de fotografía angular en nuestra novena entrega que la única forma de poder iluminar completamente una escena captada con una lente tipo ojo de pez, era mediante el uso de dos flashes. Aunque haya imágenes en que no sería imprescindible, sí es la única forma de afrontar todas las situaciones que se presentan con los super-angulares.

• Con una lente no angular hay muy poca diferencia entre fotografiar con uno o con dos flashes a un sujeto que se encuentra a cierta distancia. La cosa cambia cuando nos vamos aproximando, ya que llegará un momento en que usar dos flashes nos permitirá una iluminación más equilibrada, con menos o ninguna sombra. A distancias muy cortas, cuando el sujeto está cerca del frontal, el uso de dos flashes se vuelve prácticamente imprescindible para una iluminación aceptable.

• Otra situación en la que el uso de dos flashes es muy superior lo encontramos al iluminar con flash a dos sujetos que se encuentran a distinta distancia: con un solo flash, o bien obtendremos diferente exposición entre los sujetos, o bien produciremos sombras indeseadas sobre ellos debidas a un ángulo extremo del flash al colocarlo muy abierto para evitar dicha diferencia de exposición.

• Si por cualquier motivo te falla un flash, puedes seguir sacando fotos con el otro. Ya se que esto es algo evidente, pero más de una vez me ha sucedido y es un alivio no tener que dejar de fotografiar por quedarte sin baterías

La exposición con dos flashes

Exponer con dos flashes no es mucho más complicado que hacerlo con uno solo. En la práctica podemos distinguir tres situaciones que requieren planteamientos algo diferentes a la hora de exponer:

• Los dos flashes iluminan la misma zona del encuadre. Es una situación que se da en fotografía de primeros planos o con lentes de ángulo de visión moderado; en este caso la energía luminosa de las dos unidades confluye en un mismo punto. Por tanto nos encontraremos, en cuanto a exposición, al equivalente de usar una sola unidad de mayor potencia. Para hacer el cálculo de la exposición correcta, necesitaremos determinar el número guía combinado de los dos flashes, que necesariamente será mayor que el de cada unidad por separado. Existe una formula para calcularlo:

Donde NGc es el número guía combinado y NGa / NGb son los números guías de cada uno de los flashes.

No te dejes impresionar por la fórmula, que en la práctica es muy sencillo: si usamos dos unidades de flash con el mismo NG, que como veremos es lo deseable, entonces el resultado equivale aproximadamente a multiplicar dicho NG por 1,4. A su vez, es fácil comprobar que multiplicar los NG más comunes en nuestros flashes por 1,4 equivale a subir en un valor de exposición el NG. Comprobémoslo con dos flashes de número guía 8:

Mientras que 8 x 1.4 = 11,2 y ya sabemos que un valor de exposición por encima de f8 es f11, así que la regla funciona y el NG combinado de dos flashes iguales equivale muy aproximadamente a elevar un número f el NG de un solo flash. Solo nos quedaría hacer una nueva tabla de exposición con el NG combinado, recordando que solo es válida cuando los dos flashes iluminan simultáneamente el mismo sujeto.

A pesar de estar tomada con una lente de 180º de ángulo de visión, esta escena se pudo iluminar correctamente gracias al uso de dos flashes. Cada uno ilumina un lado del encuadre, así que usamos el NG individual y no el combinado

• Los dos flashes iluminan dos zonas a distinta distancia. Supón que quieres fotografiar una escena como la que acompaña este texto, con una gorgonia a la derecha que se encuentra a 25 cm de la cámara y una buceadora a la derecha que la observa desde 1 m. Lo lógico es iluminar a cada uno de los sujetos con el flash del lado correspondiente, pero ¿cómo calculamos la exposición? Bien, en este caso también nos encontramos con que cada flash solo ilumina una zona y por tanto emplearemos el NG individual. La diferencia con el caso anterior está en que habrá que calcular individualmente la exposición para cada flash, basándose en la distancia a cada uno de los dos sujetos: en la práctica es el equivalente a pensar que hacemos dos fotos distintas, pero bajo la premisa de que debemos usar obligatoriamente la misma apertura en las dos y de que calcularemos siempre dicho valor de apertura basándonos en el sujeto más lejano.

La gorgonia está mucho más cerca que la buceadora, pero podemos conseguir una iluminación similar en los dos sujetos gracias a una correcta orientación y potencia de cada flash: Apertura f/8 • Velocidad 1/60 • Potencia flash izquierda -1 • Potencia flash derecha -4 (Cada flash tiene NG = 11)

La colocación de dos flashes

Nuestra anterior entrega estuvo dedicada íntegramente a la colocación del flash y todo lo que se dijo sobre un flash es aplicable al uso de dos. Aun así, veamos algunas recomendaciones prácticas:

• La posición básica, que no la única posible, al usar dos flashes es situar uno a cada lado de la cámara. En la inmensa mayoría de los casos, es la que mejor resolverá los problemas que queremos solucionar con un segundo flash: sombras en sujetos cercanos, falta de cobertura con angulares extremos y desigual iluminación de sujetos a diferentes distancias.

• Como siempre, hay excepciones; no dudes en colocar tus flashes sobre la cámara si es necesario para iluminar de manera homogénea una superficie plana frente a la lente, tal y como indicábamos en nuestro anterior artículo al poner el ejemplo de un pez plano. También puede ser útil ponerlos sobre la cámara (Y lo más lejos posible de esta) en un intento de minimizar la suciedad en un agua muy turbia, tal y como haríamos con un único flash

• Cuando fotografíes dos sujetos a distinta distancia, se muy cuidadoso con la colocación de los flashes en el caso de que la escena tenga una continuidad entre los dos sujetos, como sucede si los dos están en una pared que fotografiamos en perspectiva. Tendrías que superponer en cierta medida los conos de luz en la zona central para que toda la pared quede iluminada de un modo homogéneo. Es la misma precaución que recomendábamos tener al fotografiar sujetos con grandes angulares para que no nos quedara oscuro el centro.

• No olvides que no existe una posición ideal y universal para la colocación y orientación de nuestros flashes: sigue siendo necesario cambiarla cuando cambie la distancia, por muy incómodo que pueda resultar.

Un ejemplo de colocación “exótica” de los flashes: al acercarme no podía iluminar frontalmente al pequeño camarón dentro del cuello de una botella, ya que esta le hacía sombra. La solución fue colocar un flash a cada lado de la botella para que la luz pasara a través del cristal e iluminara al animal. Posteriormente hubo que corregir en edición la fuerte dominante verde debida al color del vidrio

Más cosas

Es cierto que la mayor parte de las situaciones que podamos imaginar pueden iluminarse correctamente con dos flashes y que sería aun más engorroso añadir unidades extra, pero para determinados efectos puede ser interesante disponer de flashes adicionales. El caso más claro es el uso inalámbrico de pequeños flashes para iluminar áreas lejanas, crear puntos de luz o retroiluminar sujetos. Con el pequeño tamaño y la gran sensibilidad del sensor esclavo de algunos modelos, cualquier fotógrafo puede llevar en el bolsillo de su chaleco un flash auxiliar que le permita dar rienda suelta a su creatividad. Otro posible uso, en caso de necesitar un aumento considerable de la intensidad luminosa, podría ser juntar dos flashes en cada brazo de iluminación; las modernas conexiones con cable óptico lo hacen factible, aunque eso no evita que un sistema con cuatro flashes se vuelva decididamente aparatoso.

Al hablar de exposición decíamos que es conveniente utilizar 2 flashes de igual potencia, pero no creas que lo digo porque sea más fácil calcular el NG combinado: usar flashes del mismo modelo implica que los dos tendrán la misma cobertura y esta será igual de homogénea, tendrán también la misma temperatura de color, las mismas baterías (también el cargador) y los mismos controles. Bajo el agua, cuanto más simple sea todo, mejor, y no cabe duda de que usar dos flashes de modelos distintos es complicar las cosas.

Poco más de 10 cm de longitud, un peso de 69 g bajo el agua y una célula esclava de gran sensibilidad: el INON S-2000 es un flash ideal para iluminación auxiliar lejos de la cámara

Posted by Carlos Minguell

Fotógrafo submarino profesional

Deja un comentario