7. Luz Mixta

En anteriores entregas de este curso, hemos visto que la exposición con luz solar y con luz de flash se rigen por reglas sutilmente diferentes. Estas diferencias hacen que conseguir una correcta exposición con luz mixta (En la que integramos las dos fuentes de luz) sea relativamente complejo, pero al mismo tiempo, y gracias a dichas diferencias, podemos obtener distintos resultados estéticos de una misma situación fotográfica con solo cambiar el equilibrio entre la exposición de las fuentes luminosas. Esta posibilidad de intervención creativa es de gran importancia en la fotosub.

Diferencias

A efectos prácticos, podemos resumir las características de las distintas fuentes de iluminación de la siguiente forma:

• La luz solar proporciona una fuerte dominante azul a la imagen (Tiene que recorrer una importante distancia bajo el agua hasta llegar a la lente), es más difusa que la luz de flash y la exposición se ve afectada tanto por la abertura como por la velocidad de obturación utilizadas.

• La luz de flash aporta un buen equilibrio de color (El recorrido de la luz en esta ocasión es mucho más corto), proporciona mayor contraste y la exposición depende exclusivamente de la abertura empleada.

Es esta diferente respuesta a los cambios en la velocidad de obturación la que nos permite modificar a nuestro gusto el equilibrio entre una y otra fuente luminosa, ya que al elevar la velocidad obtendremos un oscurecimiento de las zonas de la imagen que reciben luz solar, mientras que al bajar la velocidad conseguiremos el efecto contrario. Sin embargo, en ambos casos la exposición de flash no sufrirá variación.

En la práctica

Este sencillo fundamento es la clave de todo, aunque, como suele suceder en fotosub, las cosas son más fáciles de decir que de hacer. Si lo tienes, te aconsejo que utilices el modo de exposición Manual de tu cámara y que procedas de la siguiente forma para conseguir una exposición equilibrada con luz mixta:

1. Antes que nada, determina el encuadre que deseas para tu imagen, así como la posición del flash que consideras idónea. No te pares a pensar en cálculos de exposición aún.

2. A continuación, estima la distancia al motivo que quieres iluminar con flash y calcula con ella la abertura adecuada para una correcta exposición con luz de flash (Recuerda que para eso tienes la tabla de exposición que vimos en la 5ª entrega de este curso)

3. Coloca la abertura resultante en tu cámara y mide con el exposímetro la zona que recibe la influencia de la luz ambiental. Generalmente se tratará del fondo de la imagen tras el motivo principal ¡Ten cuidado de que dicho motivo no ocupe el encuadre y falsee la lectura del fondo!

4. Si la velocidad de obturación resultante está dentro del rango utilizable en esa situación concreta (Ni demasiado baja para correr el riesgo de una imagen movida, ni tan alta que supere las posibilidades de sincronización con flash de tu cámara), entonces solo tienes que ponerla y disparar.

5. Si la velocidad resultante es demasiado baja para la situación que quieres fotografiar (Riesgo de imagen “movida”), entonces tendrás que abrir la apertura lo necesario para poder subir la velocidad hasta un valor utilizable. A continuación deberás reducir la potencia del flash en el mismo valor que hayas abierto el diafragma. Por ejemplo, si al calcular la exposición como hemos descrito anteriormente obtenemos una apertura f/11 y una velocidad 1/15, pero como consideramos que para esa foto necesitamos una velocidad mínima de 1/60, entonces abriremos diafragma hasta f/5.6, subiremos velocidad a 1/60 y reduciremos la potencia del flash a -2 (Hemos abierto 2 punto el diafragma, luego bajamos también 2 puntos la potencia del flash)

Un ejemplo

Esta es, en mi opinión, la forma más lógica de proceder cuando nos enfrentamos a una situación de iluminación con luz mixta. Ten paciencia al principio, ya que mecanizar los cálculos de exposición requiere práctica, sobre todo para llegar a hacerlos con rapidez y soltura. Para entender mejor el procedimiento, pongamos un ejemplo:

En esta imagen tenemos un coral y una tridacna en primer plano, mientras que detrás vemos la pendiente del arrecife y el mar abierto. Nuestro deseo es iluminar con el flash los sujetos en primer plano, dejando que la luz solar ilumine el fondo. Nuestro flash tiene un número guía 11 y, después de encuadrar la escena, calculamos que los sujetos en primer plano quedan a 70cm de distancia.

1. Calculamos la abertura idónea para la exposición de flash sobre el coral y la tridacna. Consultamos nuestra tabla de exposición y nos indica un diafragma f/16

2. Colocamos f/16 en nuestra cámara y a continuación medimos con el exposímetro sobre el fondo que hay detrás de los sujetos. Para ello desplazamos nuestra cámara un poco a la derecha y sacamos los sujetos del encuadre, consiguiendo así que la lectura sea de la luz solar que ilumina el fondo y NO de la que reflejan el coral y la tridacna. Supongamos que obtenemos una velocidad de 1/125

3. Dado que la velocidad es perfectamente utilizable, la seleccionamos en nuestra cámara, volvemos al encuadre original y tomamos la fotografía ¡Exposición correcta con ambas fuentes de luz!

Ahora supongamos que la luz solar es mucho menos intensa (Porque estamos a más profundidad, o porque el día está nublado) y que la velocidad que nos sugiere nuestro exposímetro es de tan solo 1/8 ¿Qué hacemos para poder usar una velocidad mayor y así evitar el riesgo de una toma movida?

Bien, pongamos como ejemplo que una velocidad de 1/60 sería deseable: al colocar esta velocidad en nuestra cámara, veremos que tenemos que abrir el diafragma hasta f/5.6 para mantener correcta la exposición de luz solar. Abrir 3 puntos la apertura supondría que la luz de flash sobreexponga en 3 VE los sujetos en primer plano, pero para evitarlo bajamos la potencia del flash en la misma medida, colocándola en -3 ¡Volvemos a tener una exposición correcta de luz mixta!

Suma de luces

Ten por último presente lo siguiente: hemos tratado cada fuente de luz de manera independiente, lo cual es totalmente cierto cuando la luz solar procede de detrás del sujeto que queremos iluminar con flash. No lo es tanto cuando la luz solar incide también en el lado que vemos del sujeto, ya que entonces el efecto de las dos luces (Flash y sol) se suma sobre él. En este caso, debemos compensar sutilmente la exposición para evitar que el sujeto que recibe la influencia de las dos fuentes luminosas resulte sobreexpuesto. Dicha corrección depende de varios factores, como la dirección con que incide la luz solar o la distancia y posición del sujeto, no siendo fácil acertar con el equilibrio adecuado. Aquí tu principal ayuda será la experiencia que obtendrás enfrentándote muchas veces a esta clase de situaciones, pero como punto de partida es mejor que subexpongas levemente (Alrededor de -1 VE) la luz solar, ya que está es la de “peor calidad” para iluminar nuestros sujetos en primer plano y los tiñe de azul, haciendo que el resto de colores queden apagados: es mejor sacrificar un poco el fondo y que este quede algo oscuro, pero a cambio obtener mejores colores en el primer plano.

Posted by Carlos Minguell

Fotógrafo submarino profesional

2 comments

Muy util maestro, a ver si alguna vez convinamos y me encataría hacer un curso con tigo.

¡Me alegro de que te guste Rubén! 🙂
Sí, ojala podamos coincidir en algún curso o viaje fotosub. Hasta entonces, saludos y ¡Buenas fotos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.