9. Angular

Probablemente, la fotografía angular es la que mejor transmite las sensaciones que un buceador experimenta bajo el mar. También es la que presenta más dificultades técnicas y muchas veces marca las diferencias que distinguen a los mejores fotógrafos. Adentrémonos en la fotografía de los grandes escenarios.

Las compactas y la fotografía angular

Igual que en nuestra última entrega dedicada a la fotografía de primeros planos afirmábamos que, por regla general, las cámaras compactas tenían una buena capacidad de aproximación, al referirnos a la fotografía angular tenemos que decir lo contrario: las compactas no están demasiado bien armadas en ese aspecto. Tengamos en cuenta que las lentes zoom de las compactas habituales suelen tener, en su posición más angular, una focal equivalente máxima comprendida entre los 35mm y los 24mm, lo que significa que su ángulo de visión, en el mejor de los casos, ronda los 85º en la diagonal del fotograma en el aire, que quedan reducidos por debajo de 70º por culpa de la refracción al usar un frontal plano bajo el agua. Esta cifra está muy lejos de los 180º que alcanzan las lentes “ojo de pez” con frontal cúpula que tan populares son en los sistemas réflex o EVIL.

¿Es este un factor muy importante en la fotografía de grandes escenarios? Definitivamente sí: para poder incluir un determinado sujeto en nuestro encuadre con una lente con 70º de ángulo de visión, tendremos que alejarnos de dicho sujeto MUCHO más que si utilizamos una lente con 180º… y eso es precisamente lo peor que podemos hacer fotografiando bajo el agua. La norma en fotosub siempre debe ser “Cuanto más cerca, mejor” y ello independientemente del tipo de fotografía que estemos haciendo, del equipo que estemos usando o del sujeto que estemos fotografiando. Por tanto, no solo es importante para fotografía angular, pero quizás es en este tipo de imágenes donde más notamos el efecto del agua que hay frente a nuestra cámara. Creo que es interesante que entiendas por qué sucede esto, así que no dejes de leer “¡Acércate más!” al final de este artículo.

 

La marca INON tiene un amplio rango de lentes húmedas angulares para distintas cámaras compactas

Lentes angulares al rescate

Así pues, las compactas son bastante limitadas a la hora de fotografiar ese pecio que tanto te gusta, al menos por si solas. Afortunadamente, disponemos de unos accesorios, las lentes angulares húmedas, que serán prácticamente imprescindibles para afrontar con garantías las tomas de escenas amplias. Las lentes a las que nos referimos en este caso no son como las lentes angulares que se usan en los sistemas de lentes intercambiables réflex o EVIL, si no unos añadidos ópticos en contacto con el agua que colocaremos delante de la lente zoom de nuestra compacta para ampliar significativamente su ángulo de visión. Se trata por tanto de un accesorio que podemos quitar y poner bajo el agua, al igual que pasaba con las lentes macro de las que hablamos en nuestra anterior entrega. Esto lo convierte en muy versátil, ya que llevarlo en nuestro equipo no nos limita en el tipo de fotografía que hacemos en una inmersión.

Existe una cierta diversidad de lentes angulares húmedas en el mercado, desde las que solo sitúan una cúpula con aire delante de nuestro objetivo, y por tanto solo amplían el ángulo de visión submarina de nuestra compacta para igualarlo a la que tiene esta en el aire, hasta complejos grupos de lentes que pueden llegar a ampliar el ángulo hasta equipararlo a los “ojos de pez” de 180º. Incluso hay un curioso tipo de lente llamada “Micro ojo de pez”, del fabricante INON, que permite realizar fotografías a 0cm pero con un ángulo de visión elevado, consiguiendo unas curiosas imágenes “macro-angulares”.  Las lentes angulares húmedas no provocan pérdida de luminosidad y aumentan la profundidad de campo del conjunto en proporción al aumento en el ángulo de visión, ambos efectos deseables, aunque conllevan una pérdida de calidad en la periferia de la imagen, menos notable a medida que cerramos el diafragma y en lentes húmedas de alta calidad. De hecho, el diseño de los angulares húmedos ha mejorado mucho en este aspecto, hasta llegar a lentes como la Nauticam WWL-1, que consigue una calidad óptica sorprendente, hasta el punto de haberse convertido en una buena opción para su uso en sistemas de lentes intercambiable EVIL en sustitución de las lentes gran angulares del sistema. Como pasa inevitablemente en estos casos, un alto nivel de calidad va asociado a un alto precio para el comprador.

La Nauticam WWL-1 es una lente húmeda con una calidad de imagen que le permite rivalizar con angulares de cámaras de lentes intercambiables

Aun estando hecha con un angular extremo, este tipo de tomas pueden iluminarse con un solo flash porque solo una parte relativamente pequeña de la escena (El coral blando) recibe su luz

La iluminación con angulares

La iluminación y correcta exposición es muchas veces el Talón de Aquiles de la fotografía angular. Si al hablar de macro decíamos que iluminar y exponer era relativamente fácil, gracias al uso casi exclusivo del flash, con angulares nos encontramos con una doble dificultad: por una lado tendremos que iluminar con flash escenas muy amplias, lo cual puede hacer insuficiente la cobertura de nuestro flash, mientras que por otro lado lo más habitual es que usemos al mismo tiempo luz de flash y luz solar en nuestras tomas, que es sustancialmente más complejo que utilizar una única fuente luminosa. De las técnicas de iluminación mixta ya nos encargamos ampliamente en nuestra 7ª entrega, así que me centraré en el uso de los flashes: 

  • Es evidente que con un flash que tiene una cobertura luminosa de 100º bajo el agua, no vamos a poder iluminar completamente una escena captada con una lente húmeda angular con un ángulo de visión de 140º. Sin embargo, ten presente que pocas veces necesitamos iluminar con flash todo el fotograma: observa la imagen que acompaña este texto de un coral blando y un buceador lejos en el azul. Es una fotografía angular muy típica y puedes ver que solo el sujeto más cercano (Coral) está iluminado con luz de flash, mientras que el resto de la iluminación de la escena proviene de la luz del sol. Por tanto, si orientamos con habilidad nuestro flash, no es necesario que este tenga una cobertura tan amplia como la lente para este tipo de foto, que son comunes en fotografía angular.
  • Si no nos alcanza con un flash, tenemos la opción de usar dos flashes. Este es sin duda la mejor solución y en futuras entregas hablaremos extensivamente de su uso, puesto que no solo nos permite ampliar la cobertura, sino también un mejor control de las sombras. Baste ahora con saber que, cuando iluminamos escenas amplias con dos flashes, lo que hacemos es orientar cada uno de ellos de forma que ilumine la mitad de la escena. Por tanto, a efectos de cálculos de la exposición con flash, es como si estuviéramos utilizando uno solo.

Consejos prácticos

Al contrario de lo que sucede con la fotografía macro, en la angular el enfoque no debería representar ningún problema: con lentes angulares disponemos de mucha profundidad de campo y en la mayor parte de los casos bastará con enfocar al sujeto más cercano para tener toda la escena a foco. Donde encontraremos más dificultades será en la colocación de los flashes y con la exposición de luz mixta, como ya dijimos. Puede que estos consejos te ayuden: 

  • Cuanto más ángulo tiene nuestra lente, más fácil es que aparezca suciedad debida al reflejo de la luz en las partículas (O que incluso aparezca nuestro flash en la fotografía…). Para minimizar este efecto, evita colocar los flashes en las esquinas del encuadre y retrásalos un poco respecto a la lente. 
  • Al usar lentes angulares húmedas aumentamos la posibilidad de que aparezcan reflejos indeseados en nuestra imagen. Los que son debidos a la luz del sol que incide en el exterior de la cúpula de la lente son difíciles de corregir y lo más efectivo es intentar variar un poco la orientación de nuestra cámara con la esperanza de que el cambio en el ángulo de incidencia de la luz sobre la cúpula no produzca el reflejo. También, aunque es menos frecuente, pueden aparecer reflejos internos que proceden de la luz del flash incorporado en la cámara: en este caso, tienes que intentar que esa luz no pase a través del interior del frontal, por ejemplo colocando interiormente un “anillo” de cartulina o acetato negro que cubra el espacio que no ocupa la lente de la cámara.

El uso de un gran angular a muy corta distancia exagera el tamaño de los espirógrafos y destaca su colorido del entorno. La deformación inherente a este tipo de lente no resulta perjudicial en esta composición

Cuando fotografíes un escenario muy amplio y sin un primer plano próximo al que devolver el color, simplemente apaga tus flashes

  • El gran ángulo y profundidad de campo de las lentes angulares nos permiten jugar con la perspectiva de una manera muy amplia. El hecho de que todos los planos de la imagen (Aun existiendo sujetos a muy corta distancia) puedan quedar enfocados, unido al uso de dos fuentes de luz que producen distinto efecto sobre los sujetos próximos (Iluminados por el flash) y los lejanos (Que solo reciben luz solar), hace que nuestras imágenes adquieran un volumen y profundidad muy característico. Son fotografías llamativas, que destacan el sujeto principal colocado cerca, magnificando su tamaño relativo en el encuadre y resaltando su colorido sobre el fondo de tonos azules. El riesgo de esta técnica esta en la excesiva deformación del motivo, al exagerarse la perspectiva a tan corta distancia. Esto es especialmente cierto cuando usamos angulares extremos, ya que la perspectiva con ellos puede jugarnos una mala pasada, especialmente si existen líneas rectas en el encuadre, como el horizonte que separa un fondo de arena y el azul. Experimenta con tu angular y sujetos cercanos: iluminar puede ser difícil, pero los resultados valen la pena.
  • Del mismo modo que la fotografía macro es un reino dominado por la luz de flash, la fotografía angular está sometida al dictado de la luz solar. No pretendas iluminar todo lo que aparezca en una escena con tu flash: recuerda que solo es realmente efectivo a corta distancia y que una imagen angular suele tener (Y conviene que tenga) varios planos a diferentes distancias. En la mayor parte de los casos, una imagen angular está iluminada principalmente por el sol, mientras que el flash aporta un contrapunto de contraste y color sobre los sujetos que queremos destacar. No desdeñes apagar el flash cuando este no aporte nada y trabajar solo con luz solar: también así se pueden obtener buenas imágenes.

¡Acércate más!

Bajo el agua, los rayos luminosos que inciden en un sujeto, se reflejan en él y llegan al sensor de nuestra cámara para formar la imagen, sufren los efectos de la absorción y de la difusión luminosa a su paso por el medio acuático. La absorción representa una perdida de luminosidad, que no sería especialmente preocupante si se produjera por igual en todo el espectro luminoso, ya que bastaría con aumentar proporcionalmente la exposición al realizar nuestra foto para obtener una imagen correcta. El problema es que dicha absorción luminosa es selectiva y afecta de manera desigual a las distintas longitudes de onda que forman la luz visible: las longitudes de onda que forman los colores que llamamos “cálidos” (Rojo, naranja y amarillo) sufren una absorción mucho mayor, y por tanto desaparecen antes, que los llamados “fríos” (Verdes, azules y violetas). Ya conocemos este efecto de nuestro curso de buceo, igual que sabemos que ese es el motivo de que todo lo veamos azulado a partir de cierta profundidad, pero probablemente no seamos conscientes como fotógrafos de la gran importancia que tiene para nuestras imágenes: la diferencia de fotografiar un sujeto a 1m de distancia, es enorme respecto a fotografiarlo a 3m. Puede no parecer una gran diferencia de distancia, pero piensa que la luz recorre 1m desde el flash al sujeto + 1m desde el sujeto al sensor de la cámara en el primer caso, es decir 2m de “filtro de agua”, mientras que en el segundo caso serían 3m + 3m, lo cual suma 6m de “filtro”. Los colores cálidos de la escena serán muchísimo más ricos e intensos en la fotografía que está sacada a 1m.

Estas dos imágenes de un tiburón gris de arrecife son una buena muestra de cómo nos perjudica el aumento de la distancia al sujeto en Fotosub: la de la izquierda se realizó con una lente de longitud focal equivalente a 24mm, mientras que la otra se hizo con una LFE de 75mm. Como podemos ver, la primera tiene una mayor nitidez y, sobre todo, un mejor balance en los colores cálidos

Esto no es todo lo negativo que nos trae el aumento de la distancia bajo el agua, ya que aun nos queda sufrir la difusión luminosa. Esta difusión se debe a la reflexión de los rayos luminosos en las partículas de todo tipo que hay presentes en el agua, o al menos en el agua en la que nosotros buceamos (No conozco a nadie que haya buceado en agua destilada): cuantas más partículas (Y de mayor tamaño) existan en nuestra agua, más sufriremos los efectos de la difusión. Esto es lo que hace que haya días en los que decimos que el agua está “clara” (Pocas partículas) y otros en los que nos parece “turbia” al haber más partículas en suspensión. Pero incluso en los mejores días, nuestra visión no llegará mucho más allá de los 30 o 40m horizontales y ya a mucha menos distancia apreciaremos los sujetos como “difuminados” o “poco nítidos”. Lo mismo va a pasar con nuestras fotos y volveremos a tener una notable diferencia, en este caso de nitidez y detalle, entre una imagen tomada a 1m respecto a otra realizada a 3m, especialmente en aguas con escasa visibilidad.

Posted by Carlos Minguell

Fotógrafo submarino profesional

Deja un comentario