Compactas en peligro de extinción

A esta entrada del Blog la iba a titular “Cómo elegir una cámara compacta para fotografía submarina y no cabrearte en el intento”, que me parecía un título ajustado a la realidad de muchos buceadores que piden consejo para la compra de su primera cámara… pero era demasiado largo. Otra alternativa era “¿Cómo te cuento yo ahora que la compacta que te has comprado no mola nada para fotosub?”, basado también en hechos reales, aunque igual de largo que el anterior. Pero por ahí van los tiros.

 Creo que la primera cámara compacta realmente popular entre los fotosubs fue la Olympus C-5050: lanzada al mercado en 2002, tenía una resolución de 5MP (Que para entonces no era poco), un zoom equivalente a 35-105mm, control de exposición manual, e incluso formato  de imagen RAW, aunque este último prácticamente inutilizable por su lentitud. Esta cámara y su sucesora, la C-5060 Wide Zoom, fueron las cámaras con las que dieron sus primeros pasos algunos de los más destacados fotógrafos submarinos españoles de la actualidad. Yo mismo tuve 3 equipos C-5000 (Una hermana pequeña de la C-5060) para los alumnos de los cursos de iniciación a la Fotosub. La fórmula del éxito de estos modelos era sencilla: había caja estanca disponible (También de Olympus), control enteramente manual de la exposición y el precio del conjunto era contenido. En los siguientes años siguieron saliendo cámaras que cumplían estos parámetros, como las C-8080 y C-7070 de la misma marca, o Las series S de Canon y algunos modelos de la serie P de Nikon, pero en los últimos tiempos el número de modelos ha decaído notablemente; el último modelo asimilable de la precursora Olympus fue el XZ-2 iHS de 2012 y el último modelo de la serie S de Canon fue la S-200 de 2014.

¿Por qué están en retroceso este tipo de cámaras? Probablemente, todo se inicia con la popularización de los smartphone, que equipan cámaras cada vez mejores y siempre están a mano. Esto hace bajar las ventas de cámaras compactas, sobre todo las de gama más baja, así que los fabricantes reducen el número de modelos y los concentran en sectores más específicos, en los cuales hay menos competencia de los móviles: las cámaras All Weather (Resistentes a los golpes y sumergibles) o las Ultrazoom, con una gran amplitud de longitudes focales. El otro sector que se potencia es el de las compactas de gama alta, con modelos que ofrecen sensores grandes y/o altas prestaciones, pero a un precio elevado. Estas nuevas tendencias en el mercado limitan las posibilidades de elección de los fotosubs, ya que hay menos modelos adecuados para uso subacuático:

– La gama alta tiene todo lo que le puedes pedir a una compacta, pero a precios que rozan a veces el lujo. Solo hay que fijarse en la última Sony RX-100 en su quinta versión, que cuesta más o menos lo mismo que la réflex D7200 de Nikon que uso actualmente. No me cabe duda de que es un tipo de cámara que hace las delicias de los fotosubs que buscan las mejores prestaciones y no quieren migrar a sistemas más voluminosos y pesados, pero la inmensa mayoría de los usuarios que buscan iniciarse en al fotosub con un equipo compacto no están dispuestos a invertir tanto dinero en una cámara.

– Modelos ultrazoom hay bastantes, y algunos con buena relación prestaciones/precio, pero precisamente es su principal característica, la amplia gama de focales, lo que las hace inadecuadas para nuestra actividad: una lente ultrazoom se extiende mucho físicamente para poder cubrir su amplio rango de focales y esto obliga a que el frontal de la caja estanca deba ser muy largo para acomodarlo. Lo malo es que los zoom generalmente se acortan cuando reducimos la focal, así que la lente se retrae a medida que aumentamos su ángulo de visión y por tanto le “sobra” frontal y este se hace visible en las esquinas de la fotografía. Una solución a este problema es hacer el frontal con un diámetro mucho mayor, pero esto nos condena a no poder utilizar las mejores lentes angulares húmedas, que generalmente se fabrican para el estándar de 67mm de diámetro. Otra solución sería hacer el frontal de la caja más corto y utilizar solo la parte angular de la gama del zoom, algo que no es tan sencillo como parece, ya que la lente tocará el frontal en cuanto nos descuidemos al manipular el zoom y eso afecta al funcionamiento de muchas cámaras: a veces la lente se retrae al encontrar el obstáculo, en otras la cámara se apaga, e incluso recuerdo un modelo que se bloqueaba. Es una pena que las cámaras no incluyan una posibilidad de configuración que permita al usuario limitar el rango del zoom. Por ejemplo, podríamos usar una Sony HX80 con su zoom equivalente a 24-720mm bajo el agua limitando el rango a unos 100mm al meterla en su caja estanca, que evidentemente tendría que tener un frontal adecuado para este rango. De este modo tendríamos una cámara con un zoom 24-100, con exposición enteramente manual, que podría usarse sin problema con conversores angulares húmedos, y a solo una cuarta parte del precio de su hermana pija RX-100 V. Solo falta convencer a los fabricantes de que implementen este limitador en el software de sus cámaras (Supongo que sería muy fácil para ellos… pero ya sabemos lo minoritaria que es la fotosub y este limitador no parece de mucha utilidad para un fotógrafo terrestre).

– Cuando comenzaron a popularizarse las cámaras All Weather, pensé que este segmento iba a ser la panacea de la fotosub con compactas ¿A quién no le gustaría tener una cámara que, en caso de inundarse su caja estanca, tuviera casi todas las posibilidades de salir intacta? A mi modo de ver era un argumento definitivo para convencer a ese notable número de buceadores que no se deciden a invertir en un equipo fotosub por miedo a perderlo en una inundación. Pero los años han ido pasando y sigue sin haber un solo modelo de All Weather que disponga de modo de exposición manual… más de 50 modelos de este tipo de cámaras en el mercado y todas son automáticas. Me sorprende mucho que ningún fabricante se haya desmarcado de los demás sacando un modelo con exposición manual, pero se ve que están demasiado ocupados copiándose las fórmulas comerciales unos a otros como para encima ser originales.

Los que hayan seguido leyendo hasta aquí, puede que se pregunten porqué descarto directamente cualquier cámara que no disponga de modo manual de exposición, más aun cuando ese señor tan amable de la tienda X le ha convencido de que la compacta Y de la marca Z saca unas fotos cojonudas en automático, lo cual, además ¡Le deja como única preocupación apuntar y disparar! No deja de ser un argumento muy bueno en apariencia;  no nos engañemos, a todos los fotógrafos lo que más nos gusta es apuntar y disparar. Solo tienen el pequeño fallo de no ser cierto: bajo el agua y utilizando flash, la exposición automática de nuestra cámara falla más que una escopeta de feria. Peor aun que eso, la exposición es terriblemente importante en fotografía y, si quieres realmente progresar, no te quedará más remedio que exponer en modo manual. Esto no quiere decir que la exposición automática no sea útil en algunas situaciones, que lo es, lo que realmente digo es que la opción de exposición en modo manual es indispensable para un fotosub con un mínimo de aspiraciones.

Ya se que llevo 1.235 palabras y he hablado mucho de lo que está mal en el mercado, pero poco de lo que está bien. Entonces ¿Es que no hay opciones? ¿Qué compacta me compro? Bueno, en vez de decirte qué modelos actuales veo interesantes, creo que es mejor que te diga qué características debe tener una compacta para fotosub (Y su caja estanca). Así este artículo no se queda obsoleto en un par de meses. Ahí va la lista por orden de importancia:

• ¡Que tenga caja estanca! Ya se que parece una perogrullada, pero no sería la primera vez que alguien se compra una cámara con la intención de meterla bajo el agua y nadie fabrica caja estanca para ella. Míralo antes y ahórrate cabreos.

• Exposición manual. No me importa ser pesado si con ello consigo que no te compres una cámara automática.

• Que la cámara/caja estanca en cuestión sea compatible con lentes húmedas angulares con rosca de 67mm. Me refiero a grupos ópticos que proporcionan ángulos de 100º o mayores. Las cúpulas que solo devuelven a la lente de la cámara el ángulo que tiene en el aire son en mi opinión mucho menos útiles.

Estas 3 cosas son las realmente importantes, sin entrar en el precio que puedan costar las cámaras que las cumplen. Por supuesto que hay más características que influyen en una decisión de compra, pero eso puedes verlo en las entregas del curso fotosub dedicadas a La Cámara y a La Caja Estanca. Y para que no digan que no me mojo con marcas y modelos ¿Quieres saber cuál es la compacta que veo con mejor relación precio/prestaciones para fotosub a día 10 de enero de 2017? Pues la Canon G7X II

Posted by Carlos Minguell

Fotógrafo submarino profesional

Deja un comentario