Enseñanza

  • Ya hemos hablado de las características físicas de los flashes y de las técnicas de exposición con su luz. Conviene que ahora hablemos de su correcto posicionamiento en las distintas situaciones que podemos encontrar bajo el agua.

  • La posibilidad de adaptar las tonalidades de una imagen a las características de la fuente de luz que la ilumina es una de las numerosas mejoras que la tecnología digital ofreció al fotógrafo. El Fotosub tiene también a su disposición esta herramienta, aunque como suele suceder, las cosas se complican bajo el agua.

  • Ahora ya tenemos todos los conocimientos necesarios para conseguir fotografías correctamente expuestas, tanto con luz de flash, como con luz solar o ambas al mismo tiempo. Ha llegado el momento de que nos centremos en los materiales y técnicas que nos pueden ser útiles para  cada tipo de fotografía, empezando por la de primeros planos, más popularmente conocida como Macro

  • Ahora ya tenemos todos los conocimientos necesarios para conseguir fotografías correctamente expuestas, tanto con luz de flash, como con luz solar o ambas al mismo tiempo. Ha llegado el momento de que nos centremos en los materiales y técnicas que nos pueden ser útiles para  cada tipo de fotografía, empezando por la de primeros planos, más popularmente conocida como Macro

  • En anteriores entregas de este curso, hemos visto que la exposición con luz solar y con luz de flash se rigen por reglas sutilmente diferentes. Estas diferencias hacen que conseguir una correcta exposición con luz mixta (En la que integramos las dos fuentes de luz) sea relativamente complejo, pero al mismo tiempo, y gracias a dichas diferencias, podemos obtener distintos resultados estéticos de una misma situación fotográfica con solo cambiar el equilibrio entre la exposición de las fuentes luminosas. Esta posibilidad de intervención creativa es de gran importancia en la fotosub.

  • Ya disponemos de los conocimientos técnicos básicos para poder determinar una exposición correcta, tanto con luz solar como con luz de flash. Abordemos ahora otro de los conceptos imprescindibles en fotografía: el enfoque

  • Aunque en los últimos años es un tipo de fotografía que ha caído algo en desuso, al menos comparado con lo populares que eran hace una década, las tomas a contraluz bajo el agua siguen proporcionando imágenes de alto contraste que atrapan con facilidad la atención del observador.

  • © Carlos Minguell - OCEAN PHOTOS

    Hace unos meses explicamos como exponer correctamente nuestras imágenes con luz solar. Toca ahora hacer lo mismo con la luz de flash, que como veremos tiene diferencias de vital importancia para el Fotosub.

  • © Carlos Minguell - OCEAN PHOTOS

    Ya vimos en nuestra anterior entrega que podemos hacer fotos (Incluso buenas fotos) solo con luz solar. Sin embargo, el uso de flashes nos abre todo un mundo de posibilidades en las tomas cercanas, especialmente en cuanto al color y al control de sombras. Hablemos de flashes.

  • © Carlos Minguell - OCEAN PHOTOS

    Corrosiva agua salada y elevadas presiones: esa es la peligrosa combinación a la que nuestro equipo fotográfico debe enfrentarse en cada inmersión. Si queremos que lo haga con éxito durante años, tendremos que echarle una mano. Es hora de tomarse en serio el mantenimiento de nuestro equipo.

  • © Carlos Minguell - OCEAN PHOTOS

    Cámara compacta y su respectiva caja estanca fueron los protagonistas de las primeras dos entregas de este curso básico. Ya tienes cámara y ya puedes meterla bajo el agua, así que es un buen momento para comenzar con la técnica fotográfica: exponer con luz solar es la primera que debes dominar.

  • © Carlos Minguell

    En el plano técnico, Iluminación, exposición y composición son la Santísima Trinidad del fotógrafo. Pero no todo en fotosub es técnica, así que no perdamos de vista aspectos estéticos que también condicionan el resultado final de una imagen y sobre los que el fotógrafo tiene cierto grado de intervención. Este es el caso del color.

  • © Carlos Minguell

    Pocas son las auténticas cámaras anfibias digitales que ofrece el mercado: la oferta se limita a un grupo de cámaras resistentes a golpes y al agua, algunas de las cuales pueden sumergirse a profundidades comprendidas entre los 3 y los 15 metros (Si no me equivoco, el record es para la recién presentada Olympus TG-2 iHS). Si eres un surfero, o un "snorkelero", 15 metros está francamente bien, pero sigue siendo claramente insuficiente para un fotógrafo submarino.

  • © Carlos Minguell

    Atrás quedaron los tiempos en que la fotografía submarina era una afición compleja y, sobre todo, muy cara. Si una virtud incuestionable ha tenido la irrupción de la fotografía digital en nuestro mundo submarino, es la de convertir la fotosub en algo mucho más asequible, no solo económicamente (lo cual no es poco), sino también técnicamente: con los actuales equipos digitales compactos, conseguir buenas imágenes en poco tiempo está al alcance de cualquier buceador. Sin embargo, la rápida popularización de estos sistemas y la fuerte competencia entre los fabricantes, hacen que las tecnologías y el mercado sean complejos y cambiantes: no es fácil distinguir cual es el material que mejor se adapta a las necesidades del fotosub.

  • © Carlos Minguell

    Para el fotógrafo que se inicia, el histograma no pasa de ser un curioso gráfico cambiante que adorna la pantalla LCD de su cámara digital. Nada más lejos de la realidad: esta discreta funcionalidad de los sistemas digitales es la herramienta definitiva que nos permitirá conseguir la exposición perfecta.