Foco compacto Scubalamp PV22

Scubalamp completa su gama de focos compactos con una referencia que apunta a éxito de ventas entre los fotosubs: el PV22 ofrece una luz de enfoque potente y versátil con un precio y tamaño reducidos.

El Scubalamp PV22 tiene casi el mismo cuerpo que su exitoso hermano F24, diferenciándose solo en los 4 mm extra de diámetro en la parte frontal del nuevo modelo. Las medidas del PV22 son 131 mm (largo) x 32,5 mm (diámetro del cuerpo) x 42 mm (diámetro de la cabeza), el peso en aire es de 300 g, mientras que en agua dulce hemos medido un peso de 165 g. Es por tanto un foco muy compacto y ligero en relación a su potencia. Como todos los focos de la marca, la estanqueidad corre a cargo de un sistema de doble junta tórica y está garantizado a 100 m de profundidad.

La potencia del nuevo foco según Scubalamp es de 2.000 lúmenes y su cobertura de 100º (1.200 lúmenes y 70º en el F24). La batería que lo alimenta es una 26650 de Ion Litio con una capacidad de 5000 mAh que le proporciona una autonomía de 150 minutos según el fabricante (270 minutos en luz roja). El foco tiene un indicador de autonomía a través de un anillo LED alrededor del pulsador que cambia de color. El color verde indica una capacidad restante superior al 70%, la amarilla cuando está entre el 70% y el 30% y la roja cuando es inferior al 30%

El encendido se realiza mediante un pulsador mecánico que también sirve para cambiar los modos de iluminación disponibles. Tras una hora aproximadamente desde su último uso, el foco pasa a un modo de bloqueo que evita encendidos accidentales: basta con pulsar el botón durante unos segundo para que el foco pase a un modo “stand by” indicado porque el anillo LED que rodea el pulsador parpadea en los 3 colores alternativamente. En este modo el PV22 está listo para usar y cada pulsación sobre el interruptor cambia el modo con la siguiente secuencia: luz blanca “high” > luz blanca “low” > luz roja > apagado. El modo low reduce la potencia en un 50% iluminando con una intensidad de 1000 lúmenes. La luz roja es realmente potente y su brillo está claramente por encima de la blanca “low”.

Su tamaño, peso y buena potencia, junto a la adición de luz roja, que puede ser de ayuda para no asustar a determinados animales, hace de este foco una opción estupenda como luz de enfoque en fotografía submarina, especialmente en inmersiones nocturnas. El hecho de que incluya bola de 1 pulgada para su uso directo con la mayor parte de los sistemas de brazos modulares para iluminación refuerza su dedicación a este uso, aunque su potencia, cobertura y luz homogénea sin puntos calientes también le permiten ser una opción modesta para realizar vídeo con cámaras de acción y compactas. Por último, pero no menos importante, su precio muy competitivo, que incluye adaptador bola, cargador, batería, juntas de repuesto, correa y estuche de viaje.

Posted by Carlos Minguell

Fotógrafo submarino profesional

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.