© Carlos Minguell - OCEAN PHOTOS

5. La Exposición con Flash

Hace unos meses explicamos como exponer correctamente nuestras imágenes con luz solar. Toca ahora hacer lo mismo con la luz de flash, que como veremos tiene diferencias de vital importancia para el Fotosub.

Una luz diferente

Cuando estudiamos la exposición con luz solar, recordarás que hablamos de dos mecanismos de nuestra cámara que nos sirven para controlar la cantidad de luz que llega a la película (Apertura y obturador) y de otro, el fotómetro, que nos ayuda a determinar cuál es la cantidad de luz correcta para conseguir una buena exposición. Lo primero que debes saber de la luz de flash es que no se comporta a efectos prácticos de la misma manera que la luz solar: el flash es una fuente luminosa que podríamos denominar instantánea (Toda la energía luminosa se libera en un espacio muy breve de tiempo), mientras que la solar (O la luz de una bombilla o de un fluorescente) es una fuente continua, lo cual significa que la energía luminosa irradia continuamente a un nivel prácticamente constante. Esta diferencia es muy importante a la hora de exponer una fotografía con una u otra fuente de luz, ya que, aunque en ambos casos podemos utilizar el diafragma para regular la entrada de luz (A mayor apertura, mayor cantidad de luz llega al sensor), no sucede lo mismo con la velocidad de obturación, que sí influirá en el caso de la luz continua (Una velocidad más lenta equivale a una mayor cantidad de luz) pero que no tendrá efecto sobre la luz de flash. Este emite toda su energía en una fracción de segundo y por tanto de nada sirve mantener el obturador abierto una vez se ha producido el destello, ya que no habrá más luz disponible. Por tanto, a efectos de exposición con luz de flash, da lo mismo utilizar una velocidad de obturación de 1/125 de segundo que de 1 segundo completo, puesto que la exposición resultante será la misma. Aprovechando que hablamos de flash y obturación, conviene saber que los obturadores de cortinilla (La mayoría de las cámaras de lentes intercambiables lo tienen) poseen una velocidad máxima de sincronización con flash, a partir de la cual no podemos conseguir una exposición completa del fotograma. Aun así, en las cámaras actuales no podremos colocar por error una velocidad superior a la máxima de sincronización, dado que la cámara lo impide al detectar que tiene un flash conectado.

Solo la luz del flash ilumina esta imagen

Calculando la exposición

Por lo que hemos visto, queda descartado el uso del exposímetro cuando hablamos de luz de flash (Existe un dispositivo llamado flashímetro que sí es capaz de hacerlo, aunque no sería útil en la práctica para fotografía subacuática). ¿Cómo lo haremos entonces? Muy fácil: a través del número guía de nuestro flash y de la distancia existente entre el sujeto y nuestra cámara/flash. Esta es la formula a emplear:

Diafragma = Número Guía / Distancia

Es decir: dividiendo el número guía de nuestro flash (Expresado en metros para la sensibilidad a la que vayamos a fotografiar) por la distancia en metros al motivo, obtendremos el diafragma que debemos seleccionar para obtener una exposición perfecta.

El cálculo es muy simple, y conseguir una exposición correcta dependerá de nuestra precisión al estimar la distancia al sujeto. Al principio no es fácil y requiere cierta práctica, pero seguro que mejorarás tus estimaciones en poco tiempo. Analizar tus fotografías te ayudará: ¿Qué te quedan casi todas oscuras? Entonces tiendes a estimar una distancia más corta por defecto y las cosas te parecen más cercanas de lo que realmente están. Lo contrario estará sucediendo si obtienes muchas fotos sobreexpuestas; las cosas te parecen más lejanas de lo que están. Una última observación: cuando hablamos de distancia, suponemos que el flash y la cámara están aproximadamente a la misma distancia del motivo, algo que se cumple en la mayor parte de las situaciones prácticas. Si esto no es así, tendremos que calcular la distancia total recorrida por la luz desde nuestro flash hasta que llega a la cámara (Tras reflejarse en el sujeto) y dividirla por dos. Es decir, si tomamos una fotografía a un sujeto que se encuentra a 1m de la cámara pero a solo 50cm del flash, entonces tendremos que hacer el cálculo con una distancia de 0,75m (1m + 0,5m / 2). No te preocupes demasiado: este caso es infrecuente.

La distancia determinará la apertura que debemos utilizar

El divisor de potencias

Hemos dicho que la velocidad de obturación no influye en la exposición con luz de flash ¿Significa esto que no disponemos de otro medio que no sea la apertura para modificar la exposición? No exactamente; también podemos modificarla mediante el divisor de potencia del flash, si el nuestro dispone de él. Cuando colocamos el divisor en -1 estamos reduciendo la exposición en 1 punto, es decir, el efecto será el mismo que cerrar el diafragma de nuestra lente 1 punto. Si lo colocamos en -2 equivaldrá a cerrar el diafragma en 2 puntos y así sucesivamente. Ten en cuenta que, en muchos flashes actuales, los pasos del divisor de potencia equivalen a ½ valor de exposición, es decir, que bajar un paso de potencia equivaldrá a cerrar en medio punto la apertura y por tanto necesitarás bajar 2 pasos para llegar a un valor de diafragma completo.  En principio, puede no parecer muy interesante restar potencia a nuestro flash, pero en fotografía de primeros planos será imprescindible para dar una exposición correcta, especialmente con cámaras compactas que no permiten cerrar la apertura por encima de f/8. También cuando hablemos de luz mixta en futuras entregas veremos que es de fundamental importancia si queremos armonizar la exposición de luz de flash con la de la luz solar en una imagen.

El divisor de potencias es casi imprescindible

Fabricando una tabla de exposición

Ahora ya sabes como realizar los cálculos necesarios para obtener una correcta exposición, pero no sería muy práctico tener que hacerlos cada vez que vamos a tomar una fotografía. Conviene por tanto que llevemos con nosotros una tabla que nos indique de forma rápida que diafragma y que potencia son las adecuadas para cada distancia al sujeto. Esta tabla suele suministrarla el fabricante, aunque te recomiendo que te fabriques la tuya propia a partir del número guía real de tu flash: los fabricantes tienden a ser demasiado “optimistas” al estimar la potencia de sus productos. Para conocer el número guía de tu flash, lo más sencillo es que hagas pruebas bajo el agua de la siguiente manera:

• Elige varios motivos a fotografiar, que sean sujetos reconocibles, ni demasiado oscuros, ni demasiado claros.  Realiza tomas de cada sujeto a 1 metro de distancia con diferentes valores de apertura por encima y por debajo del teórico numero guía. Por ejemplo, si tu flash tiene un número guía “supuesto” de f/11, podrías realizar  una serie de fotos a f/5.6, f/6.3, f/8, f/9, f/11, f/13 f/16, f/19 y f/22. Pon el máximo cuidado en hacer cada toma exactamente con el mismo encuadre, para así asegurarte de que todas se hacen a igual distancia. Para evitar, en la medida de lo posible, influencia de la luz solar en las imágenes, coloca la velocidad de obturación más alta posible para tu cámara. Por el mismo motivo, es mejor que hagas las pruebas en un día nublado, a primera o última hora del día y a cierta profundidad (Sería muy difícil evitar la influencia de la luz solar a medio día, en poca profundidad y a pleno sol).

• Visualiza todas las imágenes de cada serie en tu ordenador, colocando una junto a otra para poder compararlas bien y eligiendo el fotograma que tiene la exposición más correcta. El diafragma utilizado en esa toma correcta será el número guía real de tu flash bajo el agua para la sensibilidad seleccionada.

• Ahora solo queda hacer una tabla con las distancias de trabajo más comunes, la potencias de tu flash y el diafragma que le corresponde a cada combinación. Puedes hacerla en material plástico flexible, para adherirlo al flash o a la cámara, aunque también he visto fotógrafos que la escribían con rotulador indeleble directamente sobre el cuerpo del flash o la trasera de la caja estanca.

A partir de ahora, practicar: recuerda que dependes mucho de la precisión que tengas al estimar las distancias, especialmente en tomas cercanas, en las que la exposición cambia con rapidez al modificar la distancia al sujeto. Como en casi todo, la experiencia te hará mejorar, y poco a poco irás aumentando el número de fotografías correctamente expuestas. Se constante y no te desmoralices por los errores: recuerda que los errores enseñan más que los aciertos… siempre que te tomes el trabajo de analizar porqué los cometiste.

La tabla de exposición facilita mucho la exposición con flash

TTL

Cuando hablamos de exposición con flash, las siglas TTL se refieren a un sistema automático de control de la exposición. Es un sistema muy popular y útil en algunas situaciones, pero está lejos de ser un sistema perfecto. No es, como muchos fotógrafos piensan, la solución automática que nos resolverá el problema de la exposición con flash. ¿Cuándo nos conviene usar el control TTL de nuestro flash y cuándo no?

• Utilízalo cuando estés realizando una fotografía a una distancia cercana, sobre un motivo que ocupe la mayor parte del encuadre y que no sea muy oscuro o muy claro.

• No lo utilices si se da alguna de estas circunstancias:

-El sujeto ocupa una pequeña parte del encuadre y el resto de la imagen es un fondo lejano o el mar abierto. El TTL fallará, ya que la mayor parte de la luz emitida por el flash se pierde en el fondo y no se refleja hacia la lente.

-El sujeto es muy claro (Cuidado con la arena blanca) o muy oscuro. En ambos casos, el sistema dará una exposición errónea debido al exceso o defecto de luz reflejado por esta clase de sujetos.

Si analizamos el tipo de fotografías que cumplen estas condiciones, llegaremos a la conclusión de que el control TTL es una buena elección en fotografía macro, siendo inútil para la mayoría de las situaciones que se presentan en fotografía escénica (Tomas angulares) o para animales que nadan libremente.

pez lejos en el azul: una mala situación para usar el TTL

 

Posted by Carlos Minguell

Fotógrafo submarino profesional

2 comments

Hola Carlos, desde hace mucho sigo tu trabajo y aunque muchos fotógrafos te lo habrán dicho y preguntado deseaba saber la posición de los flases y si es mejor largos ó cortos para la fotografía ambiente.

Gracias por tu gran trabajo y aporte a este mundillo.

Hola Oscar, es una pregunta que no tiene respuesta rápida: depende del equipo y tipo de fotografía que estés haciendo en cada momento. Está claro que necesitarás brazos más largos para foto angular que para primeros planos, aunque yo no soy partidario de brazos muy largos y suelo usar brazos con 2 segmentos de 20cm en cada flash cuando voy con ojo de pez (Pero hay fotógrafos que los prefieren mucho más largos). Un día tengo que hacer una entrada sobre la posición de los flashes… que eso tiene mucha miga. Saludos,

Deja un comentario