La Paz 2014

En 2013 volví a Maldivas tras 10 años sin haber pasado por ese maravilloso archipiélago (Puedes ver mis impresiones y algunas imágenes aquí) y hace unas semanas estuve en La Paz (Baja California Sur – México) con el Taller Fotosub de Blue Planet. Al ir a escribir estas líneas me he dado cuenta de que también hacía 10 años de la que era mi única visita al Mar de Cortés.

No es que esté haciendo el experimento (Aunque tampoco me importaría) de visitar cada año un lugar ya visitado una década atrás, solo es una coincidencia, pero de todos modos es interesante comparar ambos viajes. En el caso de La Paz, no solo por ver las posibles diferencias bajo el agua tras 10 años, sino también por ver las que existen entre el final del verano y el pleno invierno, que fue cuando se desarrolló mi visita de 2004. Ahora no me cabe duda de que las diferencias son mucho más acusadas en este caso debido a la estación: no voy a decir que parecieran dos lugares distintos, pero sí bastante diferentes, sobre todo a efectos fotográficos.

En 2004 elegimos principios de marzo porque queríamos complementar el buceo en el Mar de Cortés con el avistamiento de ballenas grises en la costa pacífica, lo cual ya es toda una experiencia en si misma. El buceo en La Paz me gustó; por lo que puedo recordar, el agua rondaba los 19-20º y la visibilidad era bastante floja y variable, con una tonalidad casi siempre verde, mientras que este noviembre disfrutamos de algo más de 27ºC y aguas azules, también con una visibilidad variable, aunque hay que tener en cuenta que sufrimos durante algunos días la influencia de una tormenta en el Pacífico que levanto oleaje y supongo que influyó negativamente.

La fauna de este mar es rica en invierno y en verano, pero hay claras diferencias estacionales: en invierno vimos grupos de mobulas en Punta Lobos, algo difícil de ver en el verano (Si vimos saltar alguna mientras navegábamos y nadando con el tiburón ballena) y recuerdo encontrar nudibranquios en casi cada inmersión de 2004, mientras que en el último viaje no vi ni uno solo. Es verdad que hice todas las inmersiones con el zoom ojo de pez y por tanto no iba buscando animales pequeños, pero aun así, alguno habría visto si abundaran. Otros animales que tengo fotografiados del invierno y no vi este noviembre fueron la raya redonda de manchas y la raya eléctrica ocelada. No se si será coincidencia o que estos batoideos gustan de las aguas frías. Por el contrario, este año vimos muchos más grupos de peces: roncadores soldadito, pintanos, ángeles reales, cirujanos, mariposas barberos y un enorme banco de sardinas que casi rodeaban el pequeño islote de San Rafaelito.

Había expectación por los tiburones martillo, ya que un fotógrafo le había comentado a uno de los participantes en el taller que ya no se veían en El Bajo porque los habían pescado masivamente en los últimos años: los vimos y muchos (tengo una foto, muy lejana, en la que se pueden contar 19 tiburones), aunque estaban a más de 50m de profundidad. Parece ser que solo suben a aguas más someras cuando el agua se enfría en invierno. De hecho, en 2004 los vimos a menos fondo, aunque infotografiables por la escasa visibilidad. La nadada con los tiburones ballena fue excelente y los lobos marinos, para mi las estrellas del lugar, están siempre y siempre resultan encantadores, aunque en este último viaje había más ejemplares jóvenes y por tanto más lobos dispuestos a jugar contigo.

Posted by Carlos Minguell

Fotógrafo submarino profesional

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.