¿Vendiendo el alma al Diablo?

Nuestro compañero Marcos escribio hoy un comentario en el hilo sobre “Campeonatos Digitales” sobre un tema, que aun no siendo específico de la fotosub, sí me parece interesante para cualquier fotógrafo. Cito textualmente:

“Tengo una duda en cuando a los campeonatos en general y a los concursos fotográficos en particular. Y quizá sea un nuevo hilo de conversación dentro de este blog ya que me refiero a las condiciones de muchos concursos tales como:El conjunto de obras presentadas, así como sus negativos o soportes digitales, pertenecientes a las personas premiadas, pasan a serpropiedad del organizador del concurso, que se reserva todos los derechos sobre ellas,incluidos los de reproducción y difusión.”

Mi opinión sobre el particular es bastante clara: Un “organizador de concursos” que utiliza unas bases en estos terminos lo puede hacer por dos motivos:

– Desconocimiento. No se le ha pasado por la cabeza en ningún momento los más básicos derechos a la propiedad intelectual de un creador (en este caso un fotógrafo). Desconoce en lo que se está metiendo y solo a copiado las bases de otro concurso sin escrúpulos, sin ser consciente de ello. Nota: en su día, pensaba que este era el caso más frecuente; en la actualidad ya no lo pienso.

– Va a la caza de pardillos. Este sí que sabe lo que hace: Su finalidad es hacerse con un archivo de bellas imágenes (y por tanto con un valor comercial) a un costo ínfimo y para ello convoca un concurso en el que pretende que las fotografías presentadas pasen a ser suyas a cambio de la posibilidad de obtener un premio (¡Justo como en el Bingo, pero con fotos!), Vamos, que le pone una zanahoria al final del palo al burro, gracias a lo cual lo lleva a realizar grandes trabajos a cambio de una posible (ni siquiera segura) recompensa pírrica.

Desde mi punto de vista, el problema no está en que haya un espabilado que organice un concurso con unas bases “abusivas”; Probablemente está en su derecho de hacerlo. Lo verdaderamente triste es que haya fotógrafos con tan poco aprecio por sus obras como para participar en él ¿Qué es lo que buscan? ¿La gloria y unos cuantos Euros? En un concurso así no va a participar ni un solo fotógrafo mínimamente serio, así que poco reconocimiento va a ganar. En cuanto a los Euros, puede que sí, y puede que no… y en este último caso estarás vendiendo tu alma al diablo gratis. Muy triste.

Posted by Carlos Minguell

Fotógrafo submarino profesional

Deja un comentario