10. Equilibrio de Color

La posibilidad de adaptar las tonalidades de una imagen a las características de la fuente de luz que la ilumina es una de las numerosas mejoras que la tecnología digital ofreció al fotógrafo. El Fotosub tiene también a su disposición esta herramienta, aunque como suele suceder, las cosas se complican bajo el agua.

Temperatura de color

Para entender el funcionamiento y las posibilidades del balance de blancos, primero debemos entender cómo las características particulares de cada fuente de luz afectan al resultado de una fotografía. Estamos acostumbrados a que una escena iluminada por la luz de la puesta de sol aparezca antes nuestros ojos con una tonalidad mucho más anaranjada o rojiza que la misma escena observada a mediodía. Esto es debido a que nuestra vista, a pesar de la amplia capacidad que posee para adaptarse a distintos tipos de luz, no puede con una diferencia tan grande: la luz de una puesta de sol tiene una temperatura de color de unos 1.800º Kelvin (La unidad de medida de la temperatura de color de una fuente luminosa), mientras que del mediodía solar promedio ronda los 5.500ºK. Es el mismo efecto que observaba el fotógrafo en los tiempos de la fotografía química, ya que al utilizar una película fabricada para dar un rendimiento de color correcto con la luz del día, veía como una imagen tomada bajo la iluminación de bombillas halógenas (unos 3.000ºK) aparecía completamente dominada por tonos naranja. Lo contrario ocurría si la misma imagen la realizaba durante un día muy brumoso (sobre 9.000ºK): la escena pasaban a teñirse de tonos azulados. Luego ya sabemos que una luz de temperatura baja produce colores que tienden al rojo, mientras que una de temperatura alta tiende al azul.

La temperatura de color de una fuente luminosa determina la tonalidad entre el rojo y el azul que adquiere un sujeto iluminado

Tinte

Conviene saber también que la temperatura de color no es el único parámetro que determina las tonalidades de nuestra imagen en relación al tipo de luz. Se complementa con el concepto de Tinte, también conocido como Tono o Matiz, que básicamente controla el desvío de las tonalidades hacia el verde o el magenta y es necesario para eliminar tonos indeseados con determinadas fuentes de luz. En nuestro caso particular de la Fotosub, cuando subimos mucho la temperatura de color en nuestro BB, por ejemplo para compensar la dominante azul de una toma realizada con flash a mucha distancia, es frecuente que aparezca una dominante verde indeseada que deberíamos corregir desplazando el tinte hacía el magenta. Podemos decir que la temperatura de color y el tinte son herramientas complementarias, aunque de manera general la segunda debe entenderse más como un ajuste fino de la primera, al menos cuando hablamos de fotografía con flash.

El Tinte complementa a la temperatura de color y determina el desvío de tonos desde el verde hasta el magenta

Una correcta selección de la Temperatura de Color y del Tinte nos permiten obtener tonos de piel naturales en esta fotografía

El Balance de Blancos

En fotografía digital no estamos limitados a un material sensible que solo proporciona colores correctos con una determinada luz, como sucedía en la fotografía química, si no que disponemos de toda la potencia informática de nuestra cámara (O de nuestro ordenador, si hablamos de post-proceso) para corregir las tonalidades de la imagen y que estas resulten correctas con distintas fuentes de luz. A esta herramienta la conocemos como Balance de Blancos y trabaja modificando la temperatura de color y el tinte. Todas las cámaras disponen de ella: en el caso de las cámaras compactas, podemos seleccionar alguno de los BB prefijados disponibles, además de un modo automático que analiza la escena a fotografiar para determinar cual debería ser el balance correcto. Algunas compactas de gama alta, así como la mayor parte de cámaras de lentes intercambiables, disponen además de la posibilidad de seleccionar directamente un amplio rango de temperaturas de color, así como corrección del tinte, lo cual puede permitir afinar más el balance utilizado.

El BB con luz natural

Ya sabemos que bajo el agua perdemos rápidamente los colores cálidos (Rojos, naranjas, amarillos….) a medida que aumentamos la distancia que recorre la luz y que este es el principal motivo para usar luz artificial, casi siempre de flash. Pero eso no significa que no podamos fotografiar una escena iluminada solo con luz solar en aguas muy someras y obtener unos resultados más que aceptables. En este caso puede ser efectivo usar el BB en modo automático, ya que la situación sería en cierto modo parecida a fotografiar el mismo escenario fuera del agua, pero a medida que vamos descendiendo los resultados empeorarán considerablemente. Es cierto que un BB adecuado, se haya calculado de modo manual o automático, nos permitirá conseguir una mejora en las tonalidades cálidas a profundidades medias, digamos de hasta unos -15m, aunque en ningún caso conseguiremos el mismo colorido que obtendríamos en las proximidades de la superficie o utilizando el flash. Peor aun, cualquier mejora en los tonos cálidos que obtengamos a estas profundidades “forzando” el BB, irá irremediablemente acompañada de un empeoramiento de los tonos fríos (Azules o verdes) de la escena. Es decir, que para devolver algo de color a unos corales en primer plano, estaremos perdiendo los intensos tonos azules del fondo.

¿Por qué sucede esto? Imaginemos que tenemos en superficie unos sujetos ricos en tonos cálidos. Si los sumergimos bajo el agua, los tonos cálidos irán disminuyendo y los fríos aumentando, así que supongamos que a una profundidad de -10m tenemos un 90% de fríos y solo un 10% de cálidos. Mediante una intensa corrección del BB podemos “quitar” parte del azul que está tiñendo los sujetos para que los tonos cálidos aparezcan en nuestra imagen, pero esta corrección no puede actuar de forma selectiva sólo sobre los sujetos que nos interesan, si no que lo harán sobre toda la escena, restando también azul al fondo (Si es que lo hay) y provocando un color azul del agua apagado y grisáceo, muy poco natural. Otro efecto negativo adicional a una corrección radical del BB es el aumento del ruido digital de la imagen, de un modo similar al que obtenemos al subir la sensibilidad (ISO) de la toma. Una solución a este problema está en el uso de filtros correctores de color, que pueden dar buenos resultados con los colores cálidos a profundidades medias y evitan la degradación de los fondos azules, aunque el uso de filtros es un tema amplio que trataremos en otra ocasión.

Pie de foto: A poca profundidad no tendremos problemas para dar un BB adecuado a nuestra imagen: el modo automático de tu cámara lo hará bastante bien en la mayor parte de las ocasiones

El Balance de Blancos con flash

No tendremos los mismos problemas cuando fotografiemos con flash a corta distancia: usamos una fuente de luz que imita las cualidades de la luz solar y recorre una distancia relativamente corta bajo el agua, sufriendo por tanto poca pérdida de colores cálidos. Un BB del tipo “soleado” o “flash” (Entre 5.000 y 5.500ºK, si disponemos de selección manual de temperatura) nos dará buenos resultados. Cuando tengamos que fotografiar a mayor distancia (Ya sabemos que no es la mejor idea, pero a veces no queda más remedio), entonces tendremos que aumentar la temperatura de color de nuestro BB, colocándolo en “nublado” o “sombreado” (Entre 7.000 y 9.000ºK), teniendo en cuenta que es posible que debamos modificar ligeramente el tinte, tal y como comentamos anteriormente.

En esta imagen tomada a unos 2m de distancia, el aumento de la temperatura a 8.000ºK, necesario para corregir la dominante azul, provocó una dominante verde que fue corregida en la foto de la derecha desplazando ligeramente el Tono hacia el magenta

Si nuestra escena tiene también un fondo iluminado por la luz solar, sucederá que el azul del fondo ira empeorando a medida que aumentemos la temperatura de color de nuestro BB, aunque lo más lógico es que nuestra prioridad sea obtener unos tonos correctos de los sujetos iluminados con flash, así que será el primer plano el que determine el balance correcto. Una forma de mejorar los fondos en estas situaciones es mediante el empleo de filtros de color en los flashes, para volver su luz más cálida y por tanto poder usar una temperatura de color más baja en nuestra cámara, pero como dijimos antes, hablaremos detenidamente de esta técnica en una futura entrega.

 

Consejos prácticos

Ahora que ya comprendes mejor el concepto que representa el Balance de Blancos, te será mucho más fácil utilizarlo correctamente para mejorar los colores de tus fotografías. Aquí tienes unos cuantos consejos prácticos que también te pueden ayudar:

  • Ten siempre presente que, igual que sucede con otros parámetros como la saturación o el contraste, las modificaciones en el BB que hagas en tu cámara NO modifican en manera alguna el fichero RAW. Si usas este formato, lo lógico es no preocuparse demasiado de afinar el BB en cámara, ya que luego lo haremos cómodamente en nuestro ordenador.
  • Procesando el RAW se obtiene además la mejor calidad: no es lo mismo intentar cambiar en nuestro ordenador la tonalidad de una imagen JPG, que con sus 8bits solo tiene 256 tonos disponibles en cada canal de color RGB, que hacerlo desde un RAW, que en el peor de los casos tiene 12bits y por tanto 4096 tonos por canal. Te aseguro que hay una gran diferencia a favor del RAW, tanto en la calidad, como en la facilidad para cambiar el BB.

En estas 3 imágenes podemos ver como afecta la variación del BB al editar un fichero RAW. De izquierda a derecha, la temperatura de color fue de aproximadamente 4.500, 6.500 y 10.000ºK (Con ligeros ajustes del Tinte). Observa como no solo cambian los tonos del buceador, sino también el azul del fondo

 

  • Lo anterior no quiere decir que te despreocupes totalmente de seleccionar un BB determinado en tu cámara si usas RAW ¿Por qué? Pues porque la imagen que ves en tu pantalla LCD (Y su correspondiente histograma) no deja de ser una edición en cámara del RAW, y dicha edición se basa en los parámetros que selecciones antes de la toma. Si colocas un BB que se aleje mucho del ideal, eso podría hacer que la imagen y el histograma que ves en pantalla te “engañe” al valorar la exposición. Por ejemplo, supón que estás fotografiando con flash un macro de un rascacio rojo: si tienes seleccionada una temperatura de color en la cámara demasiado alta, pongamos 8.000ºK, el histograma te mostrará el canal rojo “quemado” y ello te hará pensar que has sobreexpuesto la imagen, cuando en realidad está perfectamente expuesta y el fuerte desplazamiento del rojo se debe a la temperatura seleccionada.

La foto de la izquierda parece sobreexpuesta, pero está impresión se debe al uso de una temperatura de color demasiado alta. A la derecha puedes ver la misma imagen con una temperatura adecuada

  • Si tu cámara no te permite grabar en RAW, o te encuentras en una situación que te obligue a usar el JPG, como pueda ser una competición de Fotosub, entonces sí que tendrás que afinar todo lo que puedas con el BB, ya que las correcciones posteriores mediante la edición son limitadas. El caso más complicado es el de las competiciones que no permiten edición posterior: en esta situación (O en cualquier otra que requiera rapidez) puede ser muy práctico llevar preparado el menú de “Favoritos” o “Acceso rápido” con los principales parámetros que tendremos que utilizar y así poder cambiarlos con rapidez bajo el agua. Por ejemplo, si ponemos en este menú los accesos a BB, contraste, saturación y nitidez, podremos cambiar mucho más rápido los ajustes cuando pasemos de una toma macro a una toma de fauna más lejana, que lógicamente debería hacerse con una temperatura de color más alta, un tinte algunos pasos hacía el magenta y contraste, nitidez y saturación más elevados, compensando así la mayor distancia de agua que tiene que recorrer la luz. Aun más adecuada es la opción que poseen cámaras de gama alta de guardar conjuntos de parámetros, e incluso curvas tonales, en bancos de memoria o “ajustes del usuario” que nos permiten cambiar todos los parámetros deseados en una sola acción.

Posted by Carlos Minguell

Fotógrafo submarino profesional

4 comments

Que articulo mas util, me ha servido de muchisimo. He conseguido ganarle algo de color a mis fotos.
Gracias Carlos.

No hay de qué! Me alegro de que te haya sido útil Luís!

Brillante. En mi caso nunca presté demasiada atención al BB por disparar en RAW. Ya veo que me equivocaba!

Gracias Fran! Yo también pasé años sin caer en que la imagen y el histograma en el LCD, aun guardando solo en formato RAW, no dejaban de ser una edición en cámara del RAW y por tanto dependían de los parámetros que pusiera en la cámara. Además, como comprimimos de 12 bits (o 14) a 8 bits, tiene mucha menor información tonal, así que puede pasar que una imagen que aparece en el LCD con zonas "quemadas" luego resulta que en el RAW no hay nada sobreexpuesto cuando lo habrimos en nuestro ordenador.

Deja un comentario