Flash

22. A Contraluz

22. A Contraluz

Las tomas a contraluz siempre han sido un recurso muy expresivo en fotosub, aunque delicado en cuanto a la elección del motivo y a la forma de ejecutarlo. Veamos los distintos aspectos que debemos tener en cuenta cuando decidimos disparar con el sol al frente.

Hubo una época en la que era difícil ver una fotografía submarina de un paisaje tomada con un angular que no estuviera hecha a contraluz. Se abusó tanto de esta técnica en las competiciones, que casi parecía que una foto en la categoría “ambiente” no podía serlo si no aparecía el sol por allí y la modelo en silueta. Como pasa casi siempre, el abuso devino en hastío y los fotógrafos comenzaron a fotografiar los paisajes de una manera más natural, a favor del sol, recuperando las colecciones angulares la variedad perdida. Esto no quita que, en las circunstancias adecuadas, fotografiar a contraluz sea un buen recurso y nos permita conseguir imágenes de alto contraste que aportan fuerza y dramatismo a la composición.

No lo uses por usar

Fotografiar con el sol de frente no siempre da buenos resultados, más bien al contrario: que la luz venga en dirección a la lente producirá sombras rotundas en cualquier cosa que esté en la escena y no reciba la luz de nuestros flashes. No es que esto sea en si mismo negativo, pero sí limita el rango de situaciones que es interesante tomar a contraluz. Hablando de un modo general, una toma en dirección al sol no será adecuada cuando nos enfrentemos a un escenario con varios planos cuyo detalle queremos mostrar, como puede ser un grupo de peces con un arrecife detrás. Por el contrario, el contraluz destacará cualquier sujeto que coloquemos delante del sol, esté iluminado con flash o no. También contribuye a aislar un sujeto iluminado con flash de un entorno que no nos interesa, ya que este queda oculto en la sombra.

Cuando hablo de fotografiar con el sol de frente, no solo me refiero a aquellos casos en los que el astro rey aparece en el encuadre; aunque es cierto que las diferencias mencionadas se agudizan en este último caso, el efecto también se produce aunque el sol este fuera del encuadre, tal y como puedes ver en las siguientes fotos de unos peces murciélago.

En estas 2 tomas podemos comparar el diferente efecto sobre la imagen, de fotografiar “a favor” o “en contra” del sol. Aunque en ambas la luz de flash ilumina a los sujetos, en la primera la luz solar muestra el entorno, mientras que en la segunda este prácticamente desaparece, salvo la zona más luminosa de la superficie.

Unos rayos de sol

Pocas preguntas son más recurrentes en mis cursos que aquellas referidas a cómo conseguir que el sol aparezca bonito en la foto, entendiéndose por “bonito” un sol que muestra los clásicos rayos luminosos que irradian desde el centro y un degradado progresivo hacia al azul a medida que nos alejamos de este. La buena noticia es que sabemos cómo conseguir ese sol ideal, y la mala, que solo vamos a poder conseguirlo si se dan determinadas circunstancias. Lo primero que hay que tener claro, es que la apariencia del sol está directamente relacionada con factores ambientales:

- Lo más obvio, un sol despejado produce rayos mejor dibujados. Cuanto más filtrada este su luz por las nubes, peores los resultados.

- Cuanto más lisa esté la superficie del mar, mejor se forman los famosos rayos. El oleaje que levanta el viento rompe el efecto con facilidad.

- Cuanto más profundo estemos, menos rayos tendremos. Si quieres un sol con abundantes rayos, prepárate a fotografiar cerca de la superficie. El aumento de la profundidad no solo elimina los rayos, sino que además empeora el degradado progresivo del azul alrededor del núcleo solar, apareciendo el famoso halo de color cian (efecto “huevo frito”, en los corrillos fotosub). El efecto será más notorio cuanto menor sea el rango dinámico de la cámara, motivo por el cual los modelos más antiguos suelen dar peores resultados. Este fue el problema que más notaron los fotosubs cuando cambiaron sus cámaras de película por digitales a principios de siglo.

- La hora del día, y por tanto la inclinación del sol, también influirá en el resultado: cuanto más cerca del horizonte este el sol, más luz se refracta en la superficie y más cerca de ella tendrá que estar el fotógrafo para captar los pocos rayos que entran en el agua. A cambio, la luz naranja del amanecer y la puesta del sol puede tener un efecto cálido muy interesante sobre los rayos.

En la imagen de la izquierda, tomada a menos de 10 m de profundidad, el sol aparece con sus rayos y un degradado progresivo. La de la derecha está realizada por debajo de los 20 m y su degradado azul es brusco, además de carecer de rayos.

Exponiendo el contraluz

Evidentemente, de poco servirán unas condiciones perfectas si luego el fotógrafo no expone correctamente la luz solar. No es algo difícil cuando no utilizamos flash, siendo muy recomendable realizar varias tomas con distintas exposiciones para poder elegir luego la que más nos guste. La cosa se complica definitivamente cuando queremos iluminar un sujeto con flash, ya que no podremos utilizar velocidades de obturación altas con cámaras réflex o EVIL. Con compactas puede ser algo más fácil, al permitir subir más la velocidad, aunque a cambio no pueden cerrar tanto el diafragma como en las anteriores.  El contraluz es uno de los pocos tipos de fotografía en que echarás de menos tener flashes muy potentes, puesto que permiten cerrar más el diafragma para una determinada distancia. Aun así, será complicado que puedas iluminar con flash un sujeto lejano con el sol en el encuadre (tendrías que abrir demasiado el diafragma) y muchas veces te tendrás que limitar a sujetos próximos, especialmente en aguas someras.

Como el núcleo del sol es mucho más brillante que su periferia, una muy buena estrategia para evitar quemar un contraluz, especialmente los poco profundos, es componer ocultando el sol tras el sujeto protagonista o tras algún obstáculo del entorno. Haciendo esto, podremos exponer entre 1 y 3 EV más respecto al sol descubierto (siempre dependiendo de cuánto sol “tapemos”), sin que por ello la fotografía dé la sensación de sobreexpuesta.

Al colocar la manta tapando el sol, no solo conseguimos que el sujeto destaque dentro del halo iluminado, sino que además hemos logrado que ahora la escena caiga dentro de un rango de luces reproducible por la cámara.

Al no utilizar flash, la silueta de estos tiburones de arrecife destaca nítidamente sobre la superficie. Convertir la imagen a blanco y negro suele ser una buena opción en estos casos.

Más sobre contraluces

Ya vemos que fotografiar en contra del sol tiene muchas posibilidades expresivas. Aquí te dejo unas cuantas más para que experimentes:

El contraluz sin flash también existe y puede dar buen resultado. Prueba fotografiando contra la superficie animales que ofrezcan un perfil reconocible visto desde abajo (tortugas, mantas, tiburones, etc.). También los sujetos que ofrecen simetría, como corales acropora, macroalgas o rocas erosionadas.

Cuando la superficie esté realmente en calma y lleves una lente súper angular, no pierdas la oportunidad de fotografiar la ventana de Snell. Podemos utilizarla para enmarcar algún sujeto submarino iluminado por el flash, aunque también puede ser protagonista en si misma si la parte aérea que vemos a través suyo tiene suficiente interés.

Incluso las fotografías de primeros planos se pueden realizar a contraluz: la fuerte luminosidad de la superficie nos permite conseguir un fondo azul luminoso con facilidad, aunque no es la opción ideal si quieres un azul más oscuro y saturado, que se obtiene mejor en tomas orientadas en la misma horizontal del sujeto. También es posible captar brillos desenfocados tras el sujeto si estamos a bastante profundidad y apuntamos directamente al sol, aunque son tomas francamente difíciles de realizar por la complejidad de encuadrar y enfocar correctamente con el sol detrás.

En esta imagen vemos la vegetación existente junto a la orilla de un río a través de la ventana de Snell. El círculo de esta no es completo porque no había suficiente profundidad para lograrlo.

Colocarme debajo del espirógrafo y mirando a superficie me permitió exponer para dejar un fondo azul sin tener que abrir el diafragma ni bajar la velocidad notablemente.

Y para terminar un consejo práctico: fotografiar apuntando a superficie es muchas veces incómodo y tiene un gran enemigo cuando lo haces con un gran angular: cualquier burbuja de aire que salga de tu equipo se meterá en el encuadre con el consiguiente riesgo de estropear una buena foto. Es algo terriblemente irritante y que solo podemos evitar buceando con un equipo que no pierda aire: cuidado con la junta de la grifería o del regulador, segundas etapas o latiguillos que pierdan y máscaras que no ajustan bien. También los trajes secos pueden ser una fuente de burbujas cuando levantamos las manos hacia la superficie. Además de conseguir esto, tendremos que contener la respiración y esperar a que nuestra última exhalación ascienda lo suficiente antes de disparar.

Las burbujitas subiendo a superficie delante de la lente pueden ser una pesadilla a la hora de hacer un contraluz.

Posted by Carlos Minguell in Curso Básico Fotosub, 0 comments
Sistema de lentes Nauticam EMWL

Sistema de lentes Nauticam EMWL

Nauticam pretende ofrecer con el sistema de lentes húmedas EMWL una verdadera revolución en el mundo de la imagen submarina. Un nuevo concepto modular que nos acerca a la vieja aspiración de equipar nuestra cámara con una lente que sea capaz de fotografiar desde un pequeño nudibranquio a un tiburón ballena en la misma inmersión.

Leer más

Posted by Carlos Minguell in Blog, 0 comments
19. Fotografía de noche

19. Fotografía de noche

Fotografiar bajo el mar tras la puesta del sol tiene un importante aliciente: la fauna marina que encontramos es diferente, o lo es su comportamiento frente al buceador respecto a las horas diurnas, pudiendo conseguirse detalles cercanos de animales que a la luz del día no nos lo permitirían. Veamos algunos consejos que te pueden ayudar a obtener mejores imágenes durante la noche.

Simplicidad técnica

Buenas noticias para empezar: fotografiar de noche es más simple técnicamente que hacerlo de día, ya que solo tenemos que ocuparnos de la fuente de luz artificial que llevamos con nosotros y no de la luz del sol, que tantas variantes aporta a nuestras fotos, como quebraderos de cabeza a la hora de exponer. Es más sencillo lidiar únicamente con una fuente de luz, no solo al calcular la correcta exposición, también al intentar prever qué efecto tendrá la iluminación sobre nuestros sujetos; no tendremos motivos teñidos de azul ni sobreexpuestos por culpa de la luz solar. Todas las recomendaciones en cuanto a exposición con flash que vimos en la 5ª entrega de Iniciación Fotosub son perfectamente válidas para la fotografía nocturna.

Por otro lado, hay fotógrafos que opinan que es más complicado conseguir imágenes correctamente enfocadas y encuadradas, pero creo que esto solo es cierto si no llevamos una iluminación auxiliar adecuada. Con una buena luz que te permita localizar, encuadrar y enfocar correctamente, el problema no solo no existe, sino que tendremos menos fallos con el autoenfoque de la cámara que durante el día. Piensa que la luz disponible de noche es siempre frontal y tiene un alto contraste, ideal para el sistema de enfoque de las cámaras, mientras que la luz del día, aun teniendo mayor intensidad, posee menos contraste y a veces llega desde detrás del sujeto… y ya sabemos lo difícil que es intentar enfocar un sujeto medio a contraluz. Algo similar nos puede pasar a la hora de encuadrar y componer, al menos cuando hacemos primeros planos, ya que la iluminación frontal a corta distancia nos mostrará la escena con todo su contraste y colorido en la pantalla o el visor de la cámara.

Uno de los alicientes del macro nocturno es poder fotografiar detalles de peces dormidos que serían casi imposibles de obtener con el animal activo durante las horas de luz

Conseguir una buena foto angular de noche no es fácil: es complicado encontrar motivos adecuados y con frecuencia las imágenes resultan demasiado planas

Menos posibilidades creativas

Está claro que perder la opción de incluir luz solar en nuestras fotos nos va a restar variedad y posibilidades, especialmente en fotografía angular, donde la luz ambiental contribuye decisivamente iluminando el entorno y creando fondos azules o verdes que no existen iluminando solo con luz artificial. Piensa en todas las fotos angulares que te hayan gustado y verás que poquísimas no incluyen luz solar de algún modo. Sin embargo, es probable que recuerdes buenas imágenes realizadas solo con luz solar, lo cual confirma la importancia de esta fuente de luz en ese tipo de fotografía. Esta carencia es el principal motivo de que la fotografía submarina nocturna sea mayoritariamente macro (Yo creo que el otro es la escasez de animales de gran tamaño y de escenas dinámicas que resulten atractivas al estar muchos animales durmiendo). Esto no quiere decir que no se puedan hacer fotografías angulares durante la noche, pero tendrás que encontrar motivos y situaciones adecuadas para ello, lo cual no es frecuente: yo he visto buenas oportunidades en las nocturnas con tiburones o mantas, pero poco más. Una situación totalmente asimilable sería el buceo en el interior oscuro de grandes cuevas y pecios, sea día o noche, que tiene la misma dificultad y requiere los mismos materiales.

Iluminación auxiliar

Como decíamos al principio, llevar una correcta iluminación auxiliar es de gran importancia para fotografiar de noche. Hace algunos años, encontrar una linterna o foco adecuados podía ser complicado y caro, pero afortunadamente los actuales focos LED tienen unas prestaciones muy altas en relación a su peso, volumen y precio. Veamos que características debe tener nuestra iluminación auxiliar y como emplearla:

• Antes que nada, necesitamos luz para bucear en la oscuridad. Dado que bajo el agua lo mejor es simplificar, y más en una nocturna, yo considero que lo ideal es que la luz de buceo y la de enfoque, que utilizamos para encuadrar y enfocar, provengan de un mismo foco unido a nuestro sistema de cámara/flashes. El lugar idóneo para colocarlo será en el centro, sobre la caja estanca, cuando usemos 2 flashes, mientras que será mejor ponerlo en el mango opuesto al del flash si solo usamos uno. El foco debe ser lo suficientemente potente para ver nuestro entorno a una cierta distancia (y para eso nunca sobra luz), pero también es interesante que podamos disminuir su potencia cuando nos acerquemos a nuestros motivos.

La posición más cómoda para la luz de enfoque suele ser centrada sobre la caja estanca. Una rótula permite dirigirla en cualquier dirección con facilidad

Vale mucho la pena que tu luz de enfoque tenga un ángulo amplio de iluminación, algo fácil de conseguir incluso en focos LED de precio modesto. Huye de la típica linterna de buceo con un haz estrecho

• ¿Por qué conviene usar menos luz justo cuando tengo que encuadrar y enfocar? Porque muchos animales se asustan con la luz y es más probable que lo hagan con una luz intensa que con otra más discreta. Otro problema añadido se da cuando el agua es rica en plancton animal que se ve atraído por la luz, puesto que se agrupará delante de nuestra cámara en mayor cantidad cuanto más potente sea la luz que utilices. Lo ideal es que usemos solo la intensidad suficiente para ver con claridad el sujeto y que nuestra cámara pueda enfocarlo sin problema. Piensa que para conseguirlo no solo es importante la intensidad de la luz; también lo es la amplitud de su cobertura y su homogeneidad: un foco que tenga un ángulo de cobertura de 15º, habrá que dirigirlo con mucha más precisión hacia el sujeto que otro con un ángulo de 80º. Estar orientando el foco mientras te acercas o alejas del sujeto, no es fácil ni cómodo.

• Determinados animales que se asustan con facilidad, sobre todo crustáceos, son menos sensibles ante una fuente de luz roja. Antes colocábamos filtros de este color a nuestras luces de enfoque, con el consiguiente engorro de quitar y poner el filtro, pero actualmente hay focos que emiten luz roja en lugar de blanca con solo pulsar un botón. Vale la pena que tu luz de enfoque tenga esta capacidad. Al principio choca un poco ver todo rojo bajo el agua, pero el autoenfoque de la cámara sigue funcionando y no cuesta demasiado acostumbrarse a encuadrar con esta luz. Vale la pena el esfuerzo cuando ves que puedes encuadrar tranquilamente a una especie de camarón que otras noches huía cuando lo iluminabas con luz blanca.

• Además de disponer de luz para ver tu entorno y enfocar a tus sujetos, necesitarás algo de luz que te permita ver tu equipo fotográfico y sus controles, sobre todo en el caso del flash. Hay modelos que tienen algún tipo de iluminación en la zona de los controles, lo cual es sin duda una muy buena idea. Otros tienen las etiquetas de los controles fosforescentes, que también supone una ayuda, pero no igual de efectiva. Si no dispones de un flash con esta capacidad, o necesitas más luz para ver con comodidad todo tu equipo, te queda la opción de llevar una pequeña linterna para iluminarte. Yo en su tiempo llevé una tipo lápiz sujeta en la tira elástica de la mascara y es mucho más cómodo que llevarla en la mano o colgada del chaleco. Solo tienes que tener la precaución de no mirar directamente a tus compañeros de buceo a la cara cuando estés cerca de ellos.

El uso de luz roja para no asustar a los animales funciona sobre todo con invertebrados decápodos, pero no esperes que sirva para todas las especies

Si te cuesta ver los controles de tu equipo, una pequeña linterna colocada en la tira elástica de la máscara de buceo puede ser la solución

• Piensa también en cómo afecta el foco que pongas al equilibrio de tu equipo: los flashes modernos suelen pesar muy poco bajo el agua, pero un foco LED de aluminio puede llegar a pesar bastante y transformar tu cámara en un peso muerto con el que es difícil encuadrar una toma cercana. Si tu foco es pesado, te recomiendo que intentes compensarlo mediante brazos flotantes: tu muñeca te lo agradecerá.

• Para foto macro no necesitamos una potencia enorme; un foco compacto que ronde los 1000 lúmenes, reducibles en potencia, con una cobertura cercana a los 100º y que incluya luz roja sería una gran elección. La cosa cambia un poco si vamos al agua con una lente superangular y en ese caso es interesante contar con más potencia, pero sobre todo con una cobertura lo más amplia y regular posible que nos ilumine buena parte del campo de visión de la lente, permitiéndonos enfocar y componer la escena. Aquí el peso no es tan crítico como en macro y nos podremos permitir un foco más grande (o un segundo foco compacto para usar conjuntamente).

Consejos prácticos

Como hemos visto, fotografiar de noche no nos trae novedades a nivel de técnica fotográfica. Lo que si es algo diferente es el material necesario y que cosas tener en cuenta bajo el agua:

• Localizar a nuestros sujetos cuando vamos a macro nocturno es más fácil que durante el día, no solo porque hay un buen número de pequeños animales de hábitos nocturno, también porque son más fáciles de ver gracias a la luz de nuestros focos: un camuflaje que podría pasar desapercibido con luz natural (que para eso está diseñado), queda revelado al iluminarlo con luz artificial. Este ya es un efecto que los “buscabichos” expertos aprovechan durante el día, aunque su efectividad es mayor de noche porque no hay luz ambiental que nos distraiga y podemos concentrar mejor nuestra vista sobre la zona iluminada por el haz de luz.

Durante las nocturnas es más fácil descubrir sujetos camuflados en su entorno gracias a la luz de nuestro foco

• En mi opinión, lo más difícil de fotografiar animales durante la noche es conseguir acercarse a las especies que se asustan con nuestra luz. Ya hablamos de la ayuda que puede representar usar luz roja, pero tampoco esperemos que sirva para todo. Yo siempre intento reducir la potencia de mi foco tan pronto localizo un motivo y antes de acercarme a él. También procuro mantener la luz sobre el animal desde la misma dirección y sin hacer cambios, además de no golpear el fondo o hacer movimientos bruscos que desplacen agua, ya que puede provocar la huida, sobre todo de peces que estaban durmiendo.

El foco de la embarcación de buceo hizo el papel del sol en esta toma nocturna, aportando mayor profundidad a la imagen

• Una noche en la que abunda el plancton animal puede ser una auténtica pesadilla por cómo se agrupa delante de nuestra luz de enfoque (He llegado a abandonar una inmersión al no ser posible tomar una foto digna). Lo más que podemos hacer si la cosa se pone fea, es usar la mínima potencia de luz posible y fotografiar con rapidez, teniendo claro que solo dispondrás de unos segundos una vez que te acerques a un sujeto para realizar tus tomas. Algo que funciona muy bien es llevar un “ayudante” equipado con un foco muchísimo más potente que el tuyo: él se pone a iluminar el fondo retirado un par de metros de donde tu fotografías y así la mayor parte del plancton acude a su luz en vez de a la tuya.

• Si quieres tener más posibilidades creativas haciendo angular nocturno, es muy buena idea que incluyas otras fuentes de luz artificial lejos de la cámara: puede ser un flash esclavo iluminando desde atrás un coral, o un buceador que ilumina con su foco una estalactita. La idea es crear un área de interés adicional en un plano más alejado que contribuya a dar profundidad a la escena y que te puede servir para equilibrar la composición. Luces potentes en superficie, como los focos de una embarcación fondeada, pueden hacer el mismo papel.

• Si de verdad te interesa ver la fauna nocturna en todo su esplendor, debes esperar un par de horas después de la puesta de sol para ir al agua. Nada que ver con las inmersiones “crepusculares” que propugnan algunos operadores de buceo como si fueran la bomba. Eso sí, en estas últimas se termina a la hora de la cena ¡No se puede tener todo!

Posted by Carlos Minguell in Curso Básico Fotosub, 0 comments
Nuevos Flashes Retra PRO y PRIME

Nuevos Flashes Retra PRO y PRIME

Tras bastantes meses de retraso respecto a la fecha de salida prevista y dentro de un mercado escaso de opciones donde elegir, teníamos mucha curiosidad por ver de primera mano los  nuevos flashes RETRA y comprobar los cambios con respecto al anterior modelo. Ya están a la venta los nuevos Retra Flash PRO y Retra Flash PRIME.

Leer más

Posted by Iker Vildosola in Blog, 0 comments
18. Filtros y luz artificial

18. Filtros y luz artificial

En nuestra entrega número 13 estudiamos las interesantes posibilidades que aportaban los filtros correctores de color colocados en la lente al realizar fotografías con luz solar. Pero ¿Es interesante utilizar filtros cuando iluminamos con luz artificial?

Leer más

Posted by Carlos Minguell in Curso Básico Fotosub, 0 comments
Lente angular Nauticam WWL-C

Lente angular Nauticam WWL-C

Nauticam, una de las marcas de equipos para fotografía y vídeo subacuático que más está invirtiendo en innovación y desarrollo de accesorios para cámaras, acaba de sacar al mercado una nueva lente angular de alta calidad pensada para los equipos compactos con ópticas de hasta 24mm de longitud focal equivalente.

Leer más

Posted by Iker Vildosola in Blog, 0 comments
17. Composición

17. Composición

Cuando tratamos el encuadre hace unos meses, aprendimos a situar el “marco” alrededor de nuestra escena. Básicamente, se trataba de no estropear nuestra imagen: no mutilar al sujeto, no encajonarlo y orientarlo de modo que muestre su mejor cara. Analicemos ahora cómo la disposición espacial de los sujetos o sus formas influyen en el atractivo de una fotografía.

Leer más

Posted by Carlos Minguell in Curso Básico Fotosub, 0 comments
Foco compacto Scubalamp PV22

Foco compacto Scubalamp PV22

Scubalamp completa su gama de focos compactos con una referencia que apunta a éxito de ventas entre los fotosubs: el PV22 ofrece una luz de enfoque potente y versátil con un precio y tamaño reducidos.

Leer más

Posted by Carlos Minguell in Blog, 0 comments
16. Movimiento II

16. Movimiento II

Si leíste la anterior entrega, ya conoces los fundamentos de la fotografía de barridos. Veamos ahora cómo ejecutar sus técnicas más complicadas: el barrido circular y el golpe de zoom.

¡Tornado subacuático!

Seguramente, esta sea la mejor forma de describir el efecto visual que provoca un barrido circular bien ejecutado. Este tipo de barrido puede dar unos resultados espectaculares, pero a cambio es uno de los más difíciles de realizar bajo el agua. Sabemos que los barridos en general solo pueden hacerse si las condiciones nos lo permiten, requiriendo una iluminación ambiental baja para poder utilizar velocidades de obturación lentas, pero en el caso de los barridos circulares es especialmente crítico que el sujeto central de la toma esté lo bastante alejado del entorno (el fondo que debe girar) para que la luz del flash lo ilumine correctamente sin afectar sustancialmente a dicho fondo. Además, en un caso ideal, el sujeto debería recibir la menor cantidad de luz solar posible, algo que solo se dará si se encuentra en sombra por algún motivo.

La imagen de una langosta que abre este artículo es un ejemplo estupendo de condiciones ideales en este sentido: nuestro sujeto está en el interior de una esponja barril gigante que se alza del suelo, por lo cual recibe mucha menos luz solar que el exterior de la esponja. Gracias a ello, solo la luz del flash expone a la langosta y el interior de la esponja, obteniendo un buen contraste y colores vivos. Adicionalmente, el suelo del arrecife sobre el que se alza la esponja está a casi 1m de distancia, así que le llega poca luz de flash y la luz solar puede “dibujar” correctamente el efecto de giro. Evidentemente, unas condiciones tan adecuadas se darán muy pocas veces, pero el ejemplo te puede servir para que veas claramente como trabaja cada una de las luces (solar y artificial) y así poder darte cuenta de en qué situaciones tienes posibilidades de conseguir un barrido circular con éxito.

Un ejemplo que demuestra la necesidad de separar el sujeto del fondo para un buen resultado: aunque la parte superior de la escena sí está lo bastante lejos para que aparezca el efecto, a medida que nos acercamos a la zona inferior comprobamos como la luz del flash lo anula hasta hacerlo desaparecer. Velocidad: 1/8

En esta toma aproveché que el mero se separaba del fondo lo suficiente para ejecutar el barrido. El color cálido del animal lo ayuda a destacar sobre el fondo de tonos verdes y azules. Velocidad: 1/8

Un giro delicado

Ahora veamos cómo realizar paso a paso la toma para conseguir el efecto: como en todo barrido, emplearemos una velocidad de obturación lenta, más lenta cuanto más angular sea la lente utilizada (para la foto de la langosta se usó 1/6 con una lente de 180º). La velocidad idónea también dependerá de la velocidad que imprimas al giro de tu cámara, pero debes tener presente que es más fácil controlar el giro si lo puedes hacer con cierta lentitud: cuanto más rápida sea la velocidad de obturador elegida, más rápidamente tendrás que girar la cámara para obtener el mismo efecto, aumentando el riesgo de una mala ejecución. Practica con distintas velocidades de giro y de obturación y así irás viendo el efecto que producen.

Ahora se trata de centrar perfectamente a nuestro sujeto en el encuadre y a continuación girar la cámara y disparar mientras intentamos mantener el centro del encuadre sobre el sujeto. No pienses que tienes que dar un giro muy amplio a la cámara para que aparezca el “efecto tornado”, basta con un giro de unos pocos grados para que suceda. Sí que tienes que vigilar que la cámara esté en la posición adecuada dentro del giro cuando dispare el flash, ya que de lo contrario te puede pasar que consigas un buen efecto de barrido, con el sujeto centrado, pero con este inclinado en un ángulo que no deseabas. Puedes usar sincronización a la cortinilla delantera o trasera, puesto que no afectará al aspecto del barrido, pero te recomiendo que uses sincronización delantera: así sabes que el flash disparará al principio de la exposición (cuando oprimes el botón de disparo) y será más fácil acertar con el momento preciso.

Para que te hagas una idea del proceso completo, en el barrido de ejemplo determiné que la mejor posición del sujeto era horizontal, lo que correspondería a mis manos sujetando la cámara a las 9 (izquierda) y las 3 (derecha) en un imaginario reloj. A continuación coloco mis manos a las 6 y las 12, ensayando unos cuantos giros en el sentido de las agujas del reloj y concentrándome en mantener el centro del encuadre sobre la langosta y una velocidad de giro constante. También visualizo cual va a ser el momento exacto en el que dispararé, que será justo cuando mis manos vuelvan a estar a las 9 y las 3. Solo cuando veo que estoy consiguiendo un giro correcto mientras mantengo la langosta en el centro, paso a realizar los mismos movimientos pero disparando en el instante oportuno. No detengo el giro de cámara inmediatamente tras el disparo, sino que continúo el movimiento a la misma velocidad hasta que mis manos están casi a las 12 y las 6. Esto es importante, por que de lo contrario es difícil conseguir un giro homogéneo sobre el eje durante la exposición. Tras la toma, reviso la imagen en la pantalla LCD y determino si el efecto “tornado” es el adecuado: en caso contrario, y siempre que esto sea posible, veo preferible subir o bajar la velocidad de obturación a cambiar la velocidad de giro de la cámara.

A golpe de zoom

El golpe de zoom es otra técnica de barrido tan difícil de ejecutar como llamativa. Su fundamento es fácil de entender: si durante la exposición variamos la longitud focal de nuestra lente, o lo que es lo mismo, su ángulo de visión, las partes de la imagen expuestas con luz solar formarán líneas de barrido radiales. Colocando en el centro un sujeto iluminado por la luz de flash, dichas líneas convergen sobre él aportando una sensación de movimiento que concentra la atención del observador sobre el protagonista de la escena.

A los ya conocidos requisitos de baja luminosidad ambiental y de que el sujeto esté separado a cierta distancia del fondo, para esta técnica se une la necesidad material de emplear una lente de focal variable (más popularmente conocidas como zoom, a pesar de que no todas las lentes de focal variable sean auténticos zoom). Tampoco todos los equipos con lente de focal variable serán idóneos, ya que nos debe permitir cambiar la focal con rapidez. Esto limita drásticamente el uso de cámaras compactas: en casi ninguna puede operarse el zoom durante el disparo, al menos en los modelos actuales que conozco. Para una compacta que sí lo permitiera, probablemente habría que usar velocidades más lentas que las utilizables con el control mecánico de una caja estanca para cámara réflex o EVIL (En este caso se pueden usar obturaciones tan “rápidas” como 1/15 o 1/30 sin problema).

En este recorte de una imagen podemos ver el efecto de realizar un golpe de zoom desde angular hacia tele y con sincronización a la cortinilla delantera: el sujeto iluminado por el flash ha quedado englobado por una imagen fantasma azul de si mismo. Velocidad: 1/2

La fisionomía del fondo es decisiva para la apariencia del efecto de barrido. En esta imagen vemos como un fondo de rocas de distinto tamaño marca más el efecto que la zona superior de agua, a pesar de la aportación de los reflejos de la superficie. También como un objeto que destaque en un fondo homogéneo (en este caso un buceador en superficie) rompe la simetría del barrido. Velocidad: 1/30

En la práctica

Tal y como pasaba con el barrido circular, el tipo de sincronización seleccionado no cambiará sustancialmente el aspecto del efecto de barrido en el golpe de zoom. Sin embargo, la apariencia del sujeto sí puede ser distinta según variemos la focal desde angular a tele o desde tele a angular y en relación a la sincronización utilizada en cada caso:

- Si das el golpe desde angular hacia tele, lo lógico es usar sincronización a la cortinilla trasera, puesto que el sujeto tendrá un tamaño mayor en la imagen cuando dispare el flash al final de la exposición.

- Si por el contrario pasas de tele a angular, usaremos cortinilla delantera al aparecer mayor el sujeto al comienzo de la exposición.

El motivo de hacerlo así es que la imagen nítida y colorida del sujeto formada por la luz del flash, al tener mayor tamaño, “tapará” el rastro que pueda dejar en la imagen el sujeto (en barrido y de menor tamaño) expuesto por la luz solar. Si lo hacemos al contrario, puede suceder que veamos una imagen “fantasma” del sujeto, de mayor tamaño y borrosa, superponiéndose a la imagen nítida, pero más pequeña, del sujeto iluminado con flash.

Creo que lo más recomendable es trabajar siempre desde tele hacia angular, porque al disparar tenemos en pantalla al sujeto en la posición y tamaño que serán definitivos, mientras que al revés lo tendremos que estimar. Además, una lente de focal variable que no sea un auténtico zoom NO necesariamente mantiene enfocado al sujeto cuando cambiamos de longitud focal, lo cual puede conducir a que el sujeto no aparezca perfectamente enfocado al final del cambio de focal.

Posted by Carlos Minguell in Curso Básico Fotosub, 0 comments
Visor INON recto II

Visor INON recto II

El fabricante japonés INON acaba de anunciar el sustituto de su popular (y ya descatalogado) visor magnificador recto. La apariencia del denominado Straight Viewfinder Unit II es bastante diferente a su predecesor y promete un mejor rendimiento en cámaras con sensor full frame.

Leer más

Posted by Carlos Minguell in Blog, 0 comments